Las Provincias

Ribó rechaza la denominación bilingüe de Valencia y el PP recurre al Consell

fotogalería

La bancada popular, durante una intervención de Eusebio Monzó, ayer. :: damián torres

  • Giner desvela que el PSPV propuso en 2009 la toponimia oficial sólo en valenciano y la retiró tras un acuerdo con los populares en el pleno

De nada sirvieron las dos mociones presentadas ayer en el pleno por el grupo popular y el de Ciudadanos, donde se pedía que la denominación oficial de la ciudad sea en bilingüe y no sólo 'València', como aprobó en julio el tripartito. Los tres partidos de la coalición rechazaron solicitar a la Generalitat la devolución del expediente, donde se está a la espera de su aprobación final tras el informe de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, lo que todavía no se ha producido.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, desveló que uno de los argumentos para que la denominación oficial sea sólo en valenciano no es válido. Se trata de un argumento aparecido en el pleno del pasado marzo, cuando el gobierno municipal aseguró en su moción que se trataba de «un mero trámite porque en octubre de 2009 se había aprobado ya, aunque había que aplicarlo».

Por el contrario, el edil de Ciudadanos difundió una copia del acta de dicho pleno, donde en el debate entre el concejal socialista Juan Soto, impulsor de la denominación oficial en valenciano, y el entonces portavoz del PP Alfonso Grau, el primero retira la propuesta al acordar ambos que ya se había pronunciado sobre este tema la Acadèmia Valenciana de la Llengua, en una publicación el mismo año.

«Aceptamos la autoridad de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, por lo que es conveniente esperar su dictamen», indicó Giner, para matizar que el Estatuto de Autonomía «dice que la Generalitat garantizará el uso normal de las dos lenguas».

Citó ejemplos donde se ha reconocido el bilingüismo, como el Ayuntamiento de Alicante, donde a finales de los 80 se acordó que la denominación oficial fuera tanto en valenciano como en castellano. Habló también de un acuerdo del Gobierno central de 1999, con la misma decisión en cuanto a las tres provincias de la Comunitat.

«La realidad sociolingüística aconseja la cooficialidad de las dos lenguas», precisó el concejal, para comentar a la bancada del tripartito que cuando «cambiaron el nombre de la ciudad utilizaron la palabra adaptar, cuando lo que toca es incorporar», antes de entregar las actas del pleno de 2009 y el pasado marzo al secretario de pleno, para que quede constancia.

Tras esta moción llegó el turno del grupo popular. El edil Cristóbal Grau calificó de «alcaldada en toda regla el cambio de nombre impulsado por el alcalde Ribó», para adelantar que estudia un recurso contencioso si sigue adelante.

«No puede ser que, en un asunto tan relevante como es el nombre de la ciudad, no exista en el expediente ningún informe de técnicos municipales o entidades con autoridad en la materia en el que se razone y justifique». Ante esta situación, dijo que el pasado día 12 su formación pidió al Consell que reconside la aprobación definitiva, por la ausencia de dichos estudios.

«Los únicos documentos justificativos que constan en el expediente van firmados por el señor alcalde» explicó Grau, quien añadió que pretenden evitar cualquier posible infracción del Decreto 58/1992, de 13 de abril, del Consell, por el que se regula la alteración del nombre de los municipios». Por esto, destacó Grau, «pedimos hoy que el Ayuntamiento inste a la Generalitat la devolución para que las cosas se hagan con emisión de los informes técnicos, y para que la denominación de Valencia se mantenga en nuestras dos lenguas oficiales».

El concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo, dijo por su parte que mantendrán el «compromiso» del gobierno local «de defender la identidad y el patrimonio» de los valencianos. El dil dijo que el tripartito cumple de esta manera con el Reglamento de Uso y Normalización del Valenciano, que fue acordado por unanimidad de los partidos con representación en el consistorio en 1996, aunque no se había aplicado.