Las Provincias

El nuevo diccionario normativo de la AVL recoge 93.000 vocablos

Un momento del acto de presentación del nuevo diccionario normativo de la AVL. :: AVL
Un momento del acto de presentación del nuevo diccionario normativo de la AVL. :: AVL
  • Sus dos tomos pesan casi seis kilos, cuentan con más de 3.000 páginas y son el resultado de más de una década de investigación

valencia. El Diccionari Normatiu Valencià (DNV) de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ya es una realidad en papel, con más de 3.300 páginas y 93.000 entradas que pretenden dar «un paso adelante para la paz» en el valenciano. Tras más de una década de trabajo de investigación y dos años después de su publicación en web, el Diccionari llega en dos tomos de 5,5 kilos que recogen palabras y expresiones «genuinamente valencianas».

Así presentaron la edición impresa el presidente de la AVL, Ramón Ferrer, el jefe de la Unitat de Recursos Lingüísticotècnics, Josep Lacreu, y el coordinador de la Comissió del Diccionari, Jordi Colomina. La presentación institucional se celebró por la tarde en la Biblioteca de San Miguel de los Reyes, en presencia del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el conseller de Educación, Vicent Marzà.

Para Colomina, el DNV se ha desarrollado como un «diccionario nativo digital» que ha incorporado los principales avances de la lexicografía moderna, la riqueza fraseológica bajo ciertos criterios básicos. Resaltó que la lengua propia e histórica de los valencianos es también la que comparten las comunidades de Cataluña, las Islas Baleares, el principado de Andorra y otros territorios de la Corona de Aragón.

Incidió en que el valenciano tiene «la misma jerarquía y dignidad que cualquier otra modalidad territorial de la lengua compartida y presenta características propias que la AVL preservará y potenciará de acuerdo con la tradición lexicográfica y literaria propia, la realidad lingüística valenciana y la normativización consolidada a partir de las Normas de Castellón».

Así, el DNV intenta «armonizar la recuperación y priorización de las variantes valencianas genuinas vivas», de modo que aunque es un «diccionario general de esta lengua compartida, da preferencia a las palabras, acepciones y fraseología del valenciano» e incorpora, por primera vez, 9.000 vocablos hasta la fecha ausentes en otros diccionarios.

El objetivo, destacó, es «que todos los valencianos se sientan cómodos usando el valenciano», contribuir a su «bienestar lingüístico» y ayudar a «mejorar la autoestima» de los valencianos.

Preguntado por si entidades como Lo Rat Penat o La Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV) se pueden sentir también «cómodas» con este nuevo DNV, Colomina consideró que las diferencias que se expresan «muchas veces son partidistas» o «personalistas». «No hay dos bandos», aseguró. En cualquier caso, con el DNV «los motivos científicos y lingüísticos se han acabado» y «no tiene sentido oponerse» a él, entiende el académico.