Las Provincias

La rebaja del IBI en el pleno será rechazada para aprobar ayudas

valencia. El pleno municipal debatirá hoy sendas mociones del Partido Popular y Ciudadanos para proponer una rebaja en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a parte de los comercios afectados por la subida este año del tipo de gravamen, del 0,806 al 1,10, al ser considerados de gran actividad.

La iniciativa será descartada por el gobierno municipal, pese a que incluye el aumento del valor catastral pedido por el PSPV a sus socios de gobierno (Compromís y València en Comú) de 250.000 a 350.000 euros en el caso de los comercios.

La idea era forzar a los ediles socialistas a que se alinearan con PP y Ciudadanos, aunque el gobierno municipal presentará una alternativa, según pudo averiguar ayer este periódico. Mientras que en principio se hablaba de un pacto para elevar el valor catastral, finalmente se mantendrá la tesis del alcalde Ribó para favorecer a los comercios a través de ayudas directas en 2017.

Este tipo de subvenciones fue adelantada hace escasas fechas por el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, y se centrarán en comercios tradicionales, con actividades culturales o pertenecientes a la corta lista de tiendas emblemáticas por su veteranía e historia.

La presidenta de la Confederación de Empresarios del Comercio, Isabel Cosme, defendió el lunes en la comisión de Hacienda la rebaja del IBI, que en el caso de este sector afecta a 1.409 recibos. En total, el incremento del tipo de gravamen llega a 5.000 negocios, donde se incluyen oficinas, almacenes, polideportivos y hasta grandes teatros. La primera petición de los comerciantes fue elevar el valor catastral hasta un millón de euros, lo que fue desestimado por el grupo socialista, al entender que dejaba fuera centros comerciales y grandes empresas.