Las Provincias

El concurso de ideas para el entorno de la Lonja comenzará el lunes

Un momento de la presentación del proceso, ayer. :: jesús signes
Un momento de la presentación del proceso, ayer. :: jesús signes
  • Vecinos de la plaza de la Reina exigen al Consistorio que incorpore sus opiniones en la remodelación del céntrico enclave

Valencia. El Ayuntamiento presentará el lunes que viene el proceso de participación ciudadana para redactar el proyecto de reordenación y regeneración urbana del entorno de la avenida María Cristina. Así se eliminará la peatonalización blanda que puso en marcha el Ayuntamiento el pasado 31 de enero y que tantas críticas ha levantado entre vecinos, comerciantes y trabajadores del Mercado Central. El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, así lo anunció ayer durante la primera de las sesiones del plan de participación ciudadana para la reforma de la plaza de la Reina.

Tanto Grezzi como el concejal de Participación Ciudadana, Jordi Peris, tuvieron que soportar ayer críticas a los mecanismos de participación que ha puesto en marcha el Ayuntamiento. «¿Nos van a tener en cuenta esta vez?», preguntaba un vecino. Se trata de una reclamación que no es nueva y que ya se repitió cuando se peatonalizó la calle Serranos. También hubo quejas, precisamente, sobre el entorno de la Lonja. Llegaron de asociaciones vecinales de Russafa. «La falsa peatonalización de la Lonja abre la puerta a que la reforma de la plaza de la Reina la convierta en una plataforma para más terrazas y siempre acabamos perdiendo los vecinos», lamentaron. También se debatió sobre el futuro del aparcamiento y varios vecinos expresaron sus dudas respecto al que se adivina como el punto más polémico del proceso participativo: la salida del aparcamiento por la calle del Mar.

El acto de ayer comenzó con una conferencia del urbanista Chema Segovia que explicó que la plaza es «muchas cosas»: «Un espacio de centralidad, una plaza de barrio, un lugar simbólico y monumental, un punto fundamental de acceso al centro, un espacio de interés turístico, un lugar de trabajo...». Segovia pidió que el proceso de remodelación de la plaza, que se basará en el proyecto de Titolivio que en 1999 ganó un concurso del Colegio de Arquitectos, tuviera en cuenta grupos que normalmente no están incluidos en el urbanismo moderno: los niños, los ancianos, los inmigrantes y las mujeres. «La ciudad está pensada desde las labores productivas y mirarla desde la perspectiva de la mujer es mirarla desde el cuidado», dijo.