Las Provincias

El PP acusa al tripartito de imponer «València» sin informes técnicos

Un pleno del Ayuntamiento de Valencia en la actual legislatura. :: jesús montañana

Un pleno del Ayuntamiento de Valencia en la actual legislatura. :: jesús montañana

  • El pleno debate hoy dos mociones que piden una denominación bilingüe del nombre de la ciudad frente a la opción única del gobierno municipal

El hemiciclo de Valencia volverá a ser hoy escenario del debate sobre el cambio propuesto por el tripartito para la denominación oficial del municipal, que se ha tramitado como 'València'. Los grupos de la oposición, Partido Popular y Ciudadanos, llevan por separado dos mociones para que se tenga en cuenta el bilingüismo con el castellano, lo que ya fue rechazado en una sesión el pasado julio.

Pese a esa circunstancia, el concejal del grupo popular Cristóbal Grau subrayó ayer que el «tripartito ha pretendido imponer el nombre de la ciudad sólo con acento sin que en el «expediente administrativo abierto para tal fin conste ni un solo informe técnico que justifique este cambio», apuntó.

La previsión es que las dos mociones se debatan de manera conjunta, en una única votación. Grau recordó que en julio el PP ya advirtió al alcalde Joan Ribó que no podía desestimar las cinco alegaciones presentadas al cambio de nombre de la ciudad sin que ningún técnico o experto avalara esta decisión.

Las alegaciones procedieron de Lo Rat Penat, La Real Acadèmia de Cultura Valenciana y la Associació d'Escritors en Llengua Valenciana, más otras dos de particulares. A juicio de Grau el tripartito está «cometiendo además de una irregularidad administrativa grave, que podría dar lugar a un contencioso», para señalar a su vez que está «faltando al respeto a entidades culturales históricas de Valencia que son una voz autorizada y de prestigio para opinar sobre este tema».

El cambio de denominación oficial se inició en un pleno de marzo, por aquel entonces con la unanimidad de todos los grupos. Posteriormente, tanto PP como Ciudadanos abogaron por el bilingüismo, como ocurre con lo decidido por la Generalitat con el nombre de las tres provincias de la Comunitat.

El proceso de alegaciones se hizo de acuerdo con el Decreto 58/1992, de 13 de abril, de la Generalitat, que regula el procedimiento de alteración de los nombres de los municipios. El gobierno tripartito ya ha enviado el expediente a la Conselleria de Justicia y espera el informe de la Acadèmia Valenciana de la Llengua.

Grau destacó que el PP «fue el único partido que votó en contra en la comisión de Cultura previa a que se desestimaran las alegaciones, debido a que en el expediente «sólo consta como único documento la moción impulsora del alcalde Ribó y un borrador de la misma del que se desconoce el autor».

En el pleno de julio, la concejala Consol Castillo, delegada de Bienestar Social y designada para defender el cambio de denominación, afirmó que contaba con un informe favorable del Gabinete de Normalización Lingüística. Para el edil del grupo popular, le parece una «tomadura de pelo y un insulto a la inteligencia de los valencianos que el alcalde quiera cambiar el nombre de la ciudad basándose tan solo en un papel firmado por él». La resolución final del expediente al Consell, por lo que el edil indicó que espera que los «responsables de la administración autonómica demuestren más rigor y respeto por algo de tanta relevancia para los valencianos».