Las Provincias

València en Comú defiende la subida del IBI para 2017

  • Jordi Peris asegura que la subida del listón que pretende Cecoval no beneficiará al pequeño comercio y ofrece ayudas y subvenciones

València en Comú defendió ayer el aumento del IBI para los comercios cuyo valor catastral supere los 250.000 euros no beneficia a los pequeños negocios. El portavoz municipal de VALC, Jordi Peris, se reunió ayer con la presidenta de Cecoval, Isabel Cosme, y aseguró que el aumento del listón no beneficiará al pequeño comercio. «A éste se le puede ayudar con una línea de subvenciones», indicó Peris.

Durante la reunión, se puso encima de la mesa la posibilidad de habilitar una línea de ayudas, en forma de subvención o de bonificación, para los comercios de la ciudad especialmente emblemáticos, culturales y tradicionales. Además, también se trató la necesidad de emprender acciones de promoción del pequeño comercio de Valencia.

«Estas sí que son medidas efectivas porque nos permiten dirigir los esfuerzos de este ayuntamiento a un objetivo concreto: dar el apoyo necesario al comercio, distinguiendo unos de otros, y que es, en definitiva, lo que está pidiendo la Confederación», destacó Peris.

Esta reunión llegó ayer después de que Compromís y València en Comú no apoyaran, en la junta de gobierno del pasado miércoles, n la propuesta socialista de modificar el próximo año el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para dejar fuera del aumento del recibo (una media del 36%) a cerca de 300 establecimientos del total de 1.409 afectados, según la portavoz del PSPV, Sandra Gómez.

Después de las declaraciones del alcalde Joan Ribó en una jornada en El Saler, cuando no se refirió de primeras al IBI como una de las novedades fiscales, y de unos comentarios días después que provocaron las críticas de los comerciantes, al asegurar el primer edil que Valencia no podía ser un «paraíso fiscal», se veía venir que la propuesta socialista de modificar al alza el valor catastral mínimo para verse afectado por el incremento en el recibo tenía un recorrido muy corto. Pese a esa circunstancia, el concejal de Hacienda llevó a la junta la moción, lo que forzó a realizar una sesión extraordinaria con el debate y la votación conocidos.