Las Provincias

El Mercado Central estalla por los cambios de tráfico

 Primera protesta. Los vendedores del Central salieron a la calle el pasado enero por el parking de Brujas.  :: irene marsilla
Primera protesta. Los vendedores del Central salieron a la calle el pasado enero por el parking de Brujas. :: irene marsilla
  • Los vendedores inician hoy paros semanales para protestar por los cambios en líneas de autobús y el retraso del parking de Brujas

«Se hará lo que haga falta», decía alto y claro el presidente del Mercado Central, Francisco Dasí, el pasado mayo tras la celebración de una asamblea de vendedores en la que se acordó solicitar al Ayuntamiento que anulase la peatonalización parcial en el entorno de la Lonja y las restricciones de tráfico -aplicadas desde febrero- hasta la apertura del aparcamiento de la plaza de Brujas; medidas que el Consistorio rechazó de forma inmediata alegando que el conflicto del parking iba a resolverse pronto.

Así fue, en parte, pues el 1 de junio la Generalitat y el Ayuntamiento firmaban el convenio por el que el aparcamiento pasaba a ser propiedad municipal a cambio de abonar a las arcas del Consell 11,31 millones en un plazo de diez años. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, fue el padrino de un acto en el que se evitaron fijar fechas de inauguración de esta infraestructura aunque el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, expresaba su deseo de que pudiera estar a pleno rendimiento en 2017.

Sin embargo, desde entonces, y a pesar de las promesas, como recordaron ayer desde el Mercado Central, «aún no se ha visto entrar una sola máquina» al aparcamiento de la plaza de Brujas. Eso, unido a la reordenación de las líneas de autobús de la EMT -acometida a finales de julio-, ha colmado la paciencia de los vendedores, que han denunciado «la pérdida progresiva de ventas» por todas las complicaciones de los compradores para acceder hasta el recinto comercial, «tanto en transporte público como en privado», señaló Dasí.

Por eso, han convocado un calendario de paros simbólicos que arrancarán hoy a las 12.00 horas. En ese momento, y durante dos minutos, los vendedores cesarán su actividad, apagarán las luces de sus puestos y saldrán a la calle para la lectura de un manifiesto. No es la primera vez que el mercado sale a la calle este año, pues ya lo hizo en enero para protestar por la peatonalización del entorno de la Lonja.El plante de hoy continuará todas las semanas hasta que se produzca algún movimiento por parte del tripartito.

En este sentido, el concejal Grezzi aseguró que hay prevista una reunión con los vendedores, ya que el presidente de la asociación solicitó al alcalde, Joan Ribó, un encuentro cuya fecha está pendiente de asignar. «Pido sosiego, tranquilidad y colaboración», pidió el edil, que insistió en que el Mercado Central «es accesible, incluso se han mejorado las frecuencias de las líneas». También calificó de «contraproducente» que se traslade la idea de que «es complicado» llegar «porque puede frenar las visitas».

El responsable de Movilidad del Ayuntamiento garantizó a los vendedores que «se está trabajando» tanto en la licitación del proyecto de finalización del aparcamiento de Brujas como en la rehabilitación de todo el entorno, como las mejoras de las aceras. «Es un proceso en el que contaremos con la intervención de todos los agentes implicados, incluido el Mercado Central», resaltó.

Traslado de paradas

Sin embargo, para los vendedores del Mercado Central la situación, unida a la falta de información, es insostenible. «No hemos cuantificado todavía las pérdidas, pero existen. Al igual que las quejas de los usuarios sobre las complicaciones que tienen para llegar», comentó el presidente del Mercado Central, que recordó que las paradas de bus se trasladaron a la plaza del Ayuntamiento y la calle Barcas con los cambios puestos en marcha por la EMT en julio y que también generaron las quejas de asociaciones vecinales.

En el caso del considerado mercado de productos frescos más grande de Europa, se vio afectado de forma directa por la supresión de cuatro paradas de la línea 81. Además, en los últimos años han pasado de tener cinco líneas en las proximidades a sólo dos.

Precisamente ayer la EMT hizo públicas las cifras de pasajeros correspondientes a la modificación de las líneas. Según los datos facilitados por la empresa municipal, un total de 12.660.000 viajeros eligieron el autobús desde el 26 de julio, lo que supone un aumento del pasaje del 8,47% más que el mismo periodo del año anterior.

Al margen de la nueva línea 99, que en estos dos meses ya ha transportado a más de 326.000 personas, la EMT destacó el «importante avance» de la línea 73, cuyo número de usuarios ha aumentado un 93,9% (pasa de 104.169 a 201.988 pasajeros), en un recorrido que conecta San Isidro, Tres Forques y Nou Moles con el centro de especialidades de Juan Llorens y el Mercado Central, que además ha mejorado su frecuencia de paso de 16 a 8 minutos, según los datos facilitados por el organismo dependiente del Ayuntamiento.

Plaza de la Reina

Junto al aparcamiento de Brujas, la eliminación de las restricciones de tráfico en el entorno de la Lonja y recuperar las paradas de autobús, los vendedores también reclaman «un acceso cómodo por la avenida María Cristina, semáforos para regular el tráfico de entrada en la zona peatonal ubicada a la altura de la calle Trench o el doble sentido en avenida Barón de Cárcer desde la plaza San Agustín». Además, piden «una señalización adecuada» desde Guillem de Castro hasta el edificio.

Si el Mercado Central será el protagonista de la mañana, por la tarde le tocará a la plaza de la Reina, ya que el tripartito mantiene abierto el proceso de participación para el proyecto de peatonalización de la plaza de la Reina. Hoy está previsto que tanto Grezzi como el concejal de Participación Ciudadana, Jordi Peris, expliquen en el Museo de la Ciudad los pasos que se van a dar en este emplazamiento ya que la previsión es que las obras comiencen el próximo año.