Las Provincias

La adjudicataria del Varadero de Valencia deberá ser indemnizada si se suspende el concurso

Vista general del edificio del Varadero. :: manuel molines
Vista general del edificio del Varadero. :: manuel molines
  • El Ayuntamiento tiene que presentar antes del día 6 un documento en el que aduzca razones de «carácter superior» para paralizar el proceso

El Consorcio Valencia 2007 tendrá que pagar a la empresa que se iba a quedar el antiguo Varadero del Puerto para instalar en él un restaurante si el Ayuntamiento insiste en paralizar el proceso para utilizar el inmueble como sede del Museo del Mar que quiere abrir el Consistorio. Así lo confirmaron el martes fuentes del propio ente, así como jurídicas, que explicaron que el Ayuntamiento debe justificar su decisión y explicar que hay «motivos de carácter superior» para detener el proceso, que había de resolverse el 6 de octubre.

Precisamente esa es la fecha en que la Comisión Delegada del Consorcio Valencia 2007 (participado por la administración local pero también por la Generalitat y por Gobierno de España) se reunirá. Hasta ese día tiene el Ayuntamiento para presentar un documento en el que formalmente requiera la paralización del proceso de adjudicación del edificio, que por un canon de 7.000 euros mensuales iba a ser un centro gastronómico. Cabe recordar que el proceso comenzó en febrero de 2015, cuando ya gobernaba Joan Ribó en el Ayuntamiento de Valencia.

Pese a no ser una decisión inesperada, paralizar el concurso comporta problemas legales y económicos. Ya el pasado mes de abril el nuevo director del Consorcio, Vicent Llorens, dejó caer que le gustaría que el Varadero se destinara a ser sede del museo, pero que el proceso estaba en marcha y habría «problemas legales»: las empresas que se presentaran al mismo podrían presentar recurso e, incluso, ser indemnizadas.

Este extremo lo confirmaron el martes fuentes del mismo Consorcio, que explicaron que aunque ven con buenos ojos que el histórico edificio sea junto a las Atarazanas y la Casa del Bous una de las sedes del muy esperado y muy prometido Museo del Mar, lo cierto es que cualquier cambio en el proceso comportaría indemnizar a la empresa que iba a ser adjudicataria del mismo. «Hay que ser escrupulosamente legales y no sabemos de cuánto podría ser la indemnización», comentaron las mismas fuentes.

En este sentido se expresaron también fuentes jurídicas. Mari Carmen Escriche, abogada especializada en derecho administrativo del despacho Domingo Monforte Abogados Asociados, asegura que sin el procedimiento de contratación y las condiciones que lo sustentan es difícil realizar un dictamen jurídico. Sin embargo, confirmó que el Ayuntamiento sí puede paralizar el proceso de selección del adjudicatario «por razones de interés público que deberá justificar». Esta suspensión, sin embargo, puede tener consecuencias. «Si hay un daño cierto, la Administración debería resarcirlo. La indemnización puede estar prevista en el pliego o anuncio de contratación que en su día se aprobó para la licitación. En caso de que no sea así, la norma general establece que la Administración deberá atender, al menos, los gastos que hubieran soportado las empresas que participan en el concurso», explicó la abogada especialista en derecho administrativo.

Lo cierto es que el adiós al restaurante del Varadero no sorprende ni en el Consorcio ni en el Ayuntamiento. El lunes Ribó aseguró que el Varadero es «una pieza fundamental del proyecto». «No puede ser compatible con un restaurante. Damos más preferencia al uso de museo que no al de restaurante, que ya hay muchos», aseguró el primer edil. En abril el Consorcio estudió paralizar el proceso e incluso se planteó la posibilidad de pedirle un informe a la Abogacía del Estado para ver si era viable intervenir en la adjudicación.

Críticas de la oposición

La oposición en el Ayuntamiento de Valencia criticó el anuncio de Joan Ribó. El concejal del grupo municipal popular Cristóbal Grau lamentó la descoordinación del Consistorio. «Preocupa la imagen que traslada el Consorcio a las empresas interesadas en invertir en la Marina», indicó el edil. El portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, aseguró que en Valencia «existe una falta de planificación del modelo de ciudad que se persigue». «Ribó trabaja a base de ideas e impulsos y fomenta la inseguridad jurídica porque se desconoce lo que quiere hacer y si tiene algún proyecto para las diferentes zonas de la ciudad», comentó.

Si finalmente el Consistorio decide paralizar el proceso para levatnar el Museo del Mar en el Varadero, será el primer edificio en el que intervendrá. Luego le seguirá la Casa dels Bous, que será del Ayuntamiento cuando expire la concesión a la Marina Auxiliante (como pasará con la Lonja de Pescadores del Cabanyal). Ya hay proyecto de rehabilitación -que hizo la Politècnica-, aunque tendrá que incluirse en los presupuestos de 2017 porque no entra en las ayudas de ARRU ni en el plan Confianza. En una segunda fase se actuará en las Atarazanas, que necesita más recursos económicos. Y en una tercera se vinculará con una red de museos del mar por toda la Comunitat Valenciana. La oferta del edificio del Varadero, además, estará complementada con la visita de barcos históricos en aguas de la dársena, «de hecho el museo de Róterdam es prácticamente sobre el mar y se visitan barcos», indicó Josep Vicent Boira, secretario autonómico de Vivienda y Obras Públicas.