Las Provincias

Más de la cuarta parte de los contratos municipales de 2015 recibe objeciones

Giner se dirige al alcalde Ribó en el pleno del pasado junio. :: Irene Marsilla
Giner se dirige al alcalde Ribó en el pleno del pasado junio. :: Irene Marsilla
  • La fiscalización de las cuentas del pasado año en el Ayuntamiento de Valencia concluye que más de la mitad de los encargos se hacen sin concurso con adjudicación directa

El informe sobre las cuentas municipales de 2015, visto el lunes en la comisión de Hacienda, ha concluido que el 29,5% de los contratos firmados por el Consistorio presentan objeciones de distinto tipo, a juicio del servicio de Intervención. La cifra sale de un muestreo realizado con distintos tipos de encargos y cuantías.

Esto supone, indicó el lunes el portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, un aumento de lo que ocurrió en 2014, cuando el porcentaje se quedó en un 24,9%, lo que a su juicio es un síntoma claro de que ha empeorado la gestión en las delegaciones del tripartito.

«La ejecución de gastos omitiendo el procedimiento legalmente establecido se ha convertido en una práctica habitual en el tripartito, lo que supone una falta de transparencia inadmisible. El informe de fiscalización nos da la razón a los múltiples casos que hemos denunciado en los últimos meses», dijo.

«En el caso de las observaciones significativas, la causa principal, muy destacada sobre el resto, es la ejecución de gastos omitiendo el procedimiento legalmente establecido y, particularmente, sin autorización o fiscalización previa». Fuentes de esta formación precisaron que son procedimientos legales, aunque el problema viene «por el abuso».

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, consideró que este año «estamos reduciendo los expedientes que no tienen cobertura presupuestaria», aunque defendió que hay gastos «impredecibles y necesarios».

De cara al próximo año, recordó que el Presupuesto municipal «incluirá en las bases una serie de modificaciones para mejorar la gestión». Citó como ejemplo los contratos menores, una práctica legal aunque «necesitará ser comunicada antes a Intervención, que hará un informe».

Sobre esto precisamente, Giner destacó que la figura más utilizada en 2015 fue la del contrato menor, que concentró el 56,4% del número de contrataciones globales. Se trató de un ejercicio a caballo entre dos administraciones, la última del PP y la primera de la coalición de gobierno de Compromís, PSPV y València en Comú, por lo que este año será el primer ejercicio donde podrán analizarse si se ha producido un cambio en este sentido.

«Desde Ciudadanos hemos denunciado en varias ocasiones, la última en el debate sobre el estado de la ciudad, el pago de contratos menores sin el control fiscal previo que marca el procedimiento establecido. Pedimos que se utilice el ordinario para pagar las facturas y no uno de urgencia», concluyó Giner.

Vilar comentó que este año se han aprobado varias medidas con el propósito de reducir el gasto sin cobertura, y en lo posible hacer lo mismo con los contratos menores. «Lo que está totalmente perseguido es el fraccionamiento de contratos», aseveró el edil de Hacienda.

El muestreo se realizó el pasado año a menos expedientes que durante el ejercicio anterior debido a la falta de personal. Sobre las objeciones, van desde la falta de fiscalización hasta proveedores que superan el importe máximo del contrato menor en un año.