Las Provincias

El Consistorio encarga obras en un edificio municipal en ruinas

Exterior del edificio, en la calle de la Sangre. :: lp
Exterior del edificio, en la calle de la Sangre. :: lp
  • La cuarta parte de la cubierta del inmueble de la calle de la Sangre debe ser sustituida y todo el interior será apuntalado tras retirar falsos techos

La contrata municipal ha iniciado estos días una intervención en el edificio municipal situado en la calle de la Sangre, esquina Arzobispo Mayoral, y que se había convertido estos años en una de las imágenes de degradación urbanística del centro histórico.

El inmueble servirá tras su rehabilitación para oficinas del Consistorio, según adelantó a LAS PROVINCIAS el concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo. Para esto no hay plazos y dependerá de los Presupuestos municipales de 2017, aunque lo que se ha aprobado ya es una intervención que requerirá un gasto de 47.000 euros para frenar el deterioro evidente de la finca.

La fachada está cubierta con redes desde hace años y en la esquina hay una parcela edificable. Campillo indicó que la sede Consistorial se ha quedado corta de espacio para los servicios administrativos, precisamente antes de iniciarse una etapa de ampliación de la plantilla del Consistorio. En total, se ha decidido una oferta de empleo público de 124 plazas.

Sobre el edificio, el encargo a la contrata pasa por el desmontaje de la cubierta de tejas y elementos secundarios del tejado, para su apilado y clasificación, con la retirada de los escombros acumulados por la degradación de la finca.

También se habla de la retirada y transporte a vertederos controlados de las bajantes, conductos o tuberías de fibrocemento. Al tratarse de un material tóxico en caso de rotura, los trabajos se realizarán con las protecciones necesarias. Los falsos techos realizados con yeso sobre cañizo serán demolidos, con el picado de todo el interior y el posterior apuntalamiento de todas las vigas y forjados.

El 25% de la cubierta requiere una reparación por su mal estado de conservación, que ha provocado incluso hundimientos. Se ha previsto la colocación de chapas de acero, el cegado de los accesos por puertas y ventanas, así como la reparación de muros. La evacuación de pluviales se hará con canalones de PVC, en una intervención global de tres meses y que contará con plataformas elevadoras para facilitar las tareas.

La compra del edificio se realizó antes de que el anterior gobierno municipal decidiera apostar por la operación de Tabacalera, donde tras una inversión pública superior a los 40 millones de euros, la antigua fábrica de tabacos fue reconvertida en el nuevo Ayuntamiento.

Todos los servicios municipales de la avenida Aragón, en un edificio ya desaparecido, fueron trasladados en la mayor reordenación de oficinas del Consistorio. Por este motivo, la finca de la calle de la Sangre quedó fuera del presupuesto y se aceleró su degradación.