Las Provincias

Valencia y Zaragoza se unen para solicitar la reapertura de la línea férrea de Canfranc

Representantes de los gobiernos de Aragón y de Aquitania (Francia), así como los alcaldes de las principales localidades del eje Valencia-Pau, con Joan Ribó (Valencia) y Pedro Santisteve (Zaragoza) a la cabeza, se unieron ayer en la capital maña para reclamar la reapertura de la línea férrea de Canfranc, cerrada desde el año 1970.

Así, en el encuentro 'El tren que nos une: las ciudades por el ferrocarril', los asistentes insistieron en la necesidad de entender esta infraestructura como una línea «más amplia que nace en Valencia», por lo que también reclamaron mejoras en la conexión entre la capital del Turia y Zaragoza.

Joan Ribó, en su intervención, destacó la importancia de Valencia y de su puerto «como nudos de importancia vital para el desarrollo económico» de toda la Comunitat y defendió la necesidad del corredor mediterráneo «que debe dar salida a las exportaciones valencianas, y que debería estar ya finalizado».

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, subrayó la «importancia de esta línea férrea para la industria agroalimentaria de Valencia, ya que es salida de mercancías, por ejemplo, desde los puertos de Valencia y Sagunto hasta el corredor atlántico».

Los participantes en la jornada, entre los que se encontraban representantes del Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio o de la Cámara de Comercio de Valencia, firmaron una carta en la que ponen de manifiesto la «necesidad estratégica» de esta obra ferroviaria, que es «la mejor alternativa» para superar la barrera de los Pirineos. Por ello, se instó a los gobiernos español y francés a convocar una reunión antes del próximo 1 de enero para solicitar fondos comunitarios para la reapertura del Canfranc.