Las Provincias

El tripartito quiere compensar con ayudas la subida de tasas a las terrazas

Terrazas en el centro de Valencia, las pasadas Fallas. :: damián torres
Terrazas en el centro de Valencia, las pasadas Fallas. :: damián torres
  • El edil de Hacienda propone subvenciones a locales con arraigo y empresas de pocos trabajadores tras una reunión con los hoteleros

El llamado modelo Barcelona se impone en el gobierno municipal, en lo que se refiere a la compensación por el aumento de tasas e impuestos. Ya ocurrió hace unos días con el Impuesto de Bienes Inmuebles y ayer ocurrió con la tasa de terrazas de bares, como se conoció tras la reunión mantenida entre el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, y el presidente de la Federación de Hostelería, Manuel Espinar.

Se trata de compensar a los sectores afectados por los incrementos de tasas e impuestos con subvenciones, aunque sólo a los comercios y establecimientos hosteleros que cumplan ciertos requisitos. En el primer caso se habla de actividades culturales o locales tradicionales, mientras que para los bares se estudiarán otros.

El concejal de Hacienda comentó que se trata de ayudar «a los establecimientos de arraigo histórico, microempresas con menos de nueve empleados y situaciones de este tipo, más que a las franquicias». Como adelantó LAS PROVINCIAS, el Ayuntamiento pondrá en vigor a partir del 1 de enero una nueva zonificación, es decir, que de las dos zonas actuales se pasará a tres.

La Universitat Politècnica realizó un estudio que ha servido de base. La Federación de Hostelería, que se pronunciará la semana que viene tras una nueva reunión, criticó la falta de información por parte del Ayuntamiento, así como que se aumente la presión fiscal a los locales del centro, que pasarán de pagar una tasa anual de 35,85 euros a 62,37 euros por metro cuadrado.

Este incremento se compensa en el cómputo global, dado que el Consistorio prevé ingresar algo menos (7.000 euros) con un total de 3,23 millones de euros. No obstante, de cara a los cuatro años siguientes se ha previsto un aumento considerable en toda la ciudad, aunque Vilar indicó esta semana que es una «referencia». El edil defendió en la reunión con los hosteleros que el 88% de las terrazas no verán incrementado el recibo, y que de esta cantidad un 30% será inferior.

Pero en el centro histórico habrá una subida del 74% a 393 establecimientos, afectados por la nueva delimitación y valores establecidos por el estudio de la Politècnica. El edil reiteró que la modificación «no comporta ningún afán recaudatorio».

Según sus palabras «se inicia una nueva cultura en la que hay ocupaciones de la vía pública que pagarán más de lo que pagaban, que son los menos». Otro de los propósitos es ayudar a la regulación de la vía pública, en el sentido de reducir la congestión de las aceras.

En Valencia, el censo llega este año a 3.476 terrazas, una cifra mucho más alta que hace unos pocos años. El incremento se ha debido al desarrollo de la demanda turística y la ampliación de la ley antitabaco, que prohibió fumar en el interior de los locales.

En cuanto al resto de las zonas, hasta ahora el resto de la ciudad pagaba 28,65 euros. La intermedia el próximo año llegará a 42,99 euros el metro cuadrado al año, y la más barata 28,65 euros. Esta última supondrá la mayoría de recibos, lo que explica la previsión de ingresos.