Las Provincias

«Ha venido menos gente en coche en un entorno ya afectado por Movilidad»

  • «Habíamos avisado de que se viniera en transporte público», aseguran desde el Mercado Central

Los vendedores del Mercado Central y los comerciantes del centro histórico estaban ayer muy descontentos. Llueve sobre mojado entre quienes trabajan en la lonja más importante de la ciudad, que también ayer se quejaron del Bonic/a Fest y de las aglomeraciones formadas en su interior, así como de los deficientes accesos que tienen sus clientes. Ayer, sin ir más lejos, fuentes del Mercado Central aseguraban, no sin ironía, que no había habido problemas «porque la gente no ha venido». Los vendedores pudieron acceder sin dificultades, pero no así los clientes.

Y eso que esta misma semana habían alertado de la situación que se daría hoy, «en un entorno ya afectado por las actuaciones de Movilidad». Los vendedores habían pedido a través de las redes sociales que los compradores buscaran métodos alternativos para llegar a la lonja.

El Mercado Central también criticó ayer el Bonic/a Fest, por el que el concejal de Mercados, Carlos Galiana, sacaba pecho el lunes. «La limitación del aforo sin facilitar la rotación de clientes, la estrategia de ubicación de las puertas de entrada y salida concentradas en un mismo área del edificio, el trato a nuestros clientes del personal de seguridad contratado a tal fin, o la programación de animaciones más propias de una verbena que de una animación en un mercado tradicional convirtieron muchas zonas del mercado en cuellos de botella, donde los clientes no fluían por lo que algunas paradas no recibieron la visita de ninguna de las personas asistentes al evento y otras, se vieron tan saturadas por la aglomeración que eran incapaces de vender», indicaron.