Las Provincias

El aumento de las tasas se ceba con 393 terrazas del centro y las zonas turísticas

  • La ordenanza supone una bajada en el pago para locales de Ruzafa pese a las protestas vecinales por el ruido

La junta de gobierno aprobó ayer las nuevas tarifas de las terrazas de los bares, que se cebarán con un aumento de hasta el 74% en las zonas céntricas y turísticas, llegando a afectar a 393 establecimientos. El Consistorio ha remodelado el callejero y estos negocios pasarán de pagar 35,85 euros el metro cuadrado al año a 62,37 euros por ocupación de la vía pública.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, justificó el incremento en el deseo del gobierno municipal de poner orden en las zonas de mayor saturación. «Al subir los precios apostamos por un uso racional» de las terrazas, comentó citando como ejemplo la calle Juan de Austria, donde la acumulación de mesas y sillas hace que sea «difícil en muchas ocasiones el paso a los peatones».

Como adelantó ayer LAS PROVINCIAS, el cambio en la ordenanza se basa en un estudio económico de la Universitat Politècnica, que propuso cinco zonas inicialmente, aunque el Consistorio las dejó en tres para una gestión más fácil. Tendrán una tarifa de 62,37 euros en buena parte de la zona centro, 42,99 euros en la conexión con el viejo cauce y un recorrido que llegará hasta la Ciudad de las Ciencias, mientras que para el resto de la ciudad será de 28,97 euros.

Las tasas estarán vigentes a partir del 1 de enero y sustituirán a las dos categorías actuales, la extra que llega a 35,85 euros anuales el metro cuadrado y el resto, con un pago al Ayuntamiento de 28,65 euros.

Tanto Vilar como el concejal de Actividades, Carlos Galiana, hablaron de que la remodelación no supondrá ningún ingreso añadido al Consistorio. Como publicó este periódico, la recaudación que se espera en 2017 es de 7.653 euros menos, llegando a 2.323.057 euros.

Esto se debe a que la zona 1 y 2, con tarifas superiores a la extra actual, suman las citadas 393 terrazas, mientras que para el resto de la ciudad se incluirá a 3.083 establecimientos, es decir, un 88%. De esta cantidad, dijo el viceportavoz del gobierno municipal, Jordi Peris, un 30% pagarán menos en 2017.

Pero este panorama general no evitó las críticas de la Federación de Hostelería, que a primera hora de la mañana emitió un comunicado donde criticaron que una «subida de impuestos en estos momentos dificulta el proceso de recuperación de las empresas, mayoritariamente pymes que son las que componen el tejido hostelero valenciano».

Las mismas fuentes indicaron que ya se habían puesto en contacto con el gobierno municipal para «exigir las explicaciones oportunas». Tanto Galiana como Vilar mostraron su disposición a una reunión, aunque no aclararon el motivo de que la Federación no supiera nada de los planes para cambiar la tasa.

La Federación consideró «inaceptable» que no se tenga en cuenta la opinión del colectivo empresarial, para criticar que un Ayuntamiento que presume de «diálogo y fomentar la participación social y ciudadana en todos los debates, pretende sin embargo asumir una medida de forma unilateral sin consultar con el sector afectado».

Las modificaciones tampoco han dejado contentos a los vecinos de Ruzafa. La plataforma Russafa Descansa señaló que la nueva zonificación supondrá que en este barrio la tasa bajará de 35,85 a 28,65 euros el metro cuadrado al año. La situación sorprende dado que esta parte de la ciudad protagoniza desde hace meses una serie de protestas vecinales por la saturación de terrazas y el ruido que generan.

Vilar dijo sobre esto que el estudio elaborado por la Politècnica se basa mucho en el valor inmobiliario de cada barrio. De ahí que se haya dado esta circunstancia. En el callejero actual, la zona extra ocupa toda Ciutat Vella y el Ensanche.

El portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, denunció por su parte que por «segundo año consecutivo se suba la presión fiscal a los sectores dedicados a la actividad económica en Valencia». El edil señaló que esta vez «los más perjudicados han sido los hosteleros, con un incremento que perjudicará la viabilidad de muchos de estos negocios a corto plazo».