Las Provincias

Vecinos y comerciantes piden más limpieza, seguridad y participación

Simón, Novo, Monzó y Grau (arriba), ayer en la bancada del PP. :: d. torres
Simón, Novo, Monzó y Grau (arriba), ayer en la bancada del PP. :: d. torres
  • Broseta reclama consenso antes de cambiar otras líneas de la EMT y Torres señala la urgencia de contar con cámaras en las calles

Dos de las intervenciones más esperadas en los turnos de palabra pedidos por las asociaciones fueron las de la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, y su homólogo en la asociación de comerciantes del centro, Rafael Torres. En ambos casos el denominador común fue las carencias que tiene la ciudad en muchos aspectos, como participación ciudadana, seguridad en las calles y limpieza, entre otras.

Broseta dijo en el ámbito de la participación que se está haciendo una «de Wikipedia, pero la realidad de la participación va mucho más allá de una definición. Ha pasado tiempo suficiente para, al menos, haber planteado las líneas de trabajo hacia la Descentralización de las Juntas de Distrito».

En el apartado de la movilidad, comentó la necesidad de que los acuerdos «en las consultas sean los ejecutados y no los ya previamente definidos por la concejalía». Habló de las modificaciones en las líneas de la EMT, algunas positivas y otras que se «deberían haber revisado y estudiado con más atención en las comisiones de trabajo».

A su juicio, hay que tener «sensibilidad con las personas y ponerlas en primer lugar, antes que cualquier otra consideración. Hay más de 5.000 firmas en el Ayuntamiento que piden que se rectifique algunas modificaciones».

La dirigente vecinal habló de las terrazas de los bares, de su masificación por «no haber escuchado a los ciudadanos. No sólo no se ha finalizado la pintura de delimitación de terrazas pese al tiempo transcurrido, sino que la ocupación de aceras se ha incrementado en casi todas las zonas de la ciudad».

Rafael Torres comentó que Valencia «ha perdido fuelle como capital comercial. Cualquier ciudad de tamaño medio viene a cubrir ya las necesidades de consumidor de forma que este ya no precisa acercarse a la capital. Así pues, ¿que debe ofrecer ésta para diferenciarse? ¿Porque se da la espalda a un sector que tanto aporta a la ciudad, que armoniza socialmente a la misma, contribuyendo a mantener la limpieza y la seguridad en sus calles? ¿Reniega el Ayuntamiento acaso de un sector que aporta tanto empleo estable?», se preguntó.

El representante de los comerciantes observó que es necesario «fomentar la seguridad en las calles por medio de cámaras de seguridad, como venimos reclamando desde hace media docena de años». Finalizó diciendo que urge «mantener el centro limpio, como buena carta de presentación».

El tono subió con Adelaida Milla, presidenta de la asociación de vecinos de Polo y Peyrolón, cuando les dijo a los concejales que había esperado escuchar «un debate sobre el estado de la ciudad, no sobre su pasado». Criticó la falta de subvenciones y que el alcalde Ribó no hubiera tenido tiempo de recibir a los representantes de la entidad en poco más de un año.

Otra de las asociaciones participantes fue la de Nou Moles. María Luisa Collado lamentó el retraso en las obras del polideportivo. «No entendemos que estaba en su programa electoral y sigue sin acabarse», dijo dirigiéndose a Ribó. Comentó la recuperación de la línea 7 para el barrio. «No sólo no se ha cumplido sino que han quitado la 9 y la 81, pese a la recogida de miles de firmas».

Por parte de Orriols Convive se agradeció la participación en el debate, aunque su representante afirma que «las mejoras no llegan a Orriols, donde tenemos el dudoso honor de tener la segunda renta per cápita más baja de la ciudad».

El presidente de la asociación de comerciantes de la calle Alboraya, Francisco Tamayo, demandó la vuelta de la línea 11 a su itinerario habitual, además de destacar los problemas que llegarán al entorno de la calle Santa Amalia en Fallas, dado que a su juicio se ha dejado una vía sólo para bicicletas sin tener en cuenta los cortes en fiestas. Por último, el portavoz de la entidad vecinal de Nazaret, Julio Moltó, consideró que ya toca devolver la deuda que tiene la ciudad con el barrio, aquejado por la ampliación del puerto y la desembocadura del cauce.