Las Provincias

Takwa Rejeb: «No ha sido un triunfo de nadie, todos hemos ganado algo»

vídeo

Takwa Rejeb, ayer, a su llegada al instituto. :: damián torres

  • Takwa Rejeb se enteró por los medios de que podía regresar a clase y afirmó que el instituto aún no se había puesto en contacto con ella

Televisiones nacionales y locales, radios y periódicos se agolpaban a primera hora de la tarde ayer a las puertas del IES Benlliure de Valencia. La dirección impidió el acceso de los distintos medios, si quiera al umbral del centro educativo. Takwa Rejeb, la joven a la que no se le había permitido acceder a clase por negarse a quitarse el hiyab, se reincorporaba tras diez días sin poder asistir por prohibición expresa de la dirección del instituto.

El martes la Conselleria de Educación ordenaba al centro escolar que permitiera el acceso de la joven a clases del ciclo superior de Turismo con el hiyab. El instituto había negado su entrado acogiéndose al reglamento de funcionamiento interno que impide que los alumnos vayan cubiertos.

Rejeb llegó tranquilamente poco antes de que se iniciaran las clases a las 15:30. Allí manifestó «su alegría» porque se ha demostrado que «cualquier persona pueda ejercer sus derechos». Ha querido dejar claro que con la denuncia de su caso, no ha buscado «atacar ni hacer mal a nadie», por lo que en la misma línea no espera «ningún tipo de represalia».

«Sólo reclamaba mi derecho y que se pudiera aclarar la situación para que las dos partes tuviéramos claro qué hacer y poder hacer mi vida con normalidad». Esto es lo que ahora espera. Poder continuar su vida con normalidad. En cualquier caso mostró su satisfacción de que al final no hubiera ni vencedores ni vencidos. «Al final hemos conseguido un avance entre todos: dejar claro qué tipo de régimen tenemos y que cada uno pueda ejercer tanto su libertad de formarse como de ser uno mismo». En definitiva, «no tener que renunciar, sino compaginarlo», manifestó.

Rejeb ha entrado con normalidad en el centro escolar al tiempo que sus compañeros. El sentir de los compañeros de aula de Takwa es prácticamente unánime. Les parece que puede ir vestida como quiera. «Hay algunas que van más cortas que otras», señaló Borja.

Mientras, Sandra opinaba que no era un tema baladí. «Detrás hay debate», dijo. «¿Se le dejaría entrar si llevara burka? o ¿por qué no permitir que alguien con gorra entre en clase? No es tan sencillo». Borja, además, puso sobre la mesa la cuestión de la reciprocidad religiosa. «¿Qué pasaría si en uno de esos países alguien apareciera con una cruz», se preguntó.

En cualquier caso, Takwa Rejeb también quiso dar las gracias a todos los compañeros que la han venido apoyando en los últimos días. Rejeb indicó que se había enterad de que contaba con el apoyo de la Generalitat «en casa viendo los telediarios» y por varias llamadas de los propios medios de comunicación, sin recibir «ningún comunicado» de forma oficial, la joven habló primero con la directiva del instituto antes de reincorporarse a las clases: «Voy a venir y voy a hacer mi vida normal».

«Ahora espero que no vuelva a suceder este tipo de casos», ha remachado, porque, desde su punto de vista, «si hay algo que has elegido por convicción propia tienes que seguir adelante: Que nadie deje que te cambien y que seas tú mismo por encima de todo». «Seguir adelante: Que nadie deje que te cambien y que seas tú mismo por encima de todo». Además, dijo que «las palabras no son las que pesan, sino los actos». «Cuando ven cómo eres de verdad, que estás haciendo tú vida y que no eres infeliz, todos dicen que no hace falta que lo explique porque se nota que es de verdad», manifestó.