Las Provincias

El puerto tendrá terminal de cruceros aunque no reciba ofertas privadas

Zona de atraque de cruceros en el puerto de Valencia. :: lp
Zona de atraque de cruceros en el puerto de Valencia. :: lp
  • La Autoridad Portuaria prevé sacar a concurso el recinto en 2017 pero reserva una partida de 15 millones por si nadie quiere la concesión

Valencia tendrá una terminal de cruceros, bien sea por el interés de las empresa privadas en el concurso que lanzará la Autoridad Portuaria el próximo año, o por la ejecución de un proyecto público para el que ya se han reservado 15 millones de euros. Así lo desveló ayer el subdirector general de Planificación de Infraestructuras, Manuel Guerra.

En compañía de Manuel Rodríguez, director de Navieras, y de Francesca Antonelli, jefa de Marketing, presentaron la participación del Puerto en una feria de cruceros que se celebrará este mes en Santa Cruz de Tenerife. Al hilo de esa iniciativa, quisieron reforzar el compromiso de la actual dirección de la entidad con la promoción de este sector turístico, en los últimos años aquejado por un descenso.

La nueva terminal estará situada en la ampliación norte del puerto, donde atracan cruceros desde hace unos meses. El concurso dejará en manos de las empresas el desarrollo de unas directrices muy simples, como la superficie a ocupar o el requisito de que pueda dar servicio al menos a dos buques de pasajeros de hasta 4.000 cruceristas cada uno.

El resto se dejará en manos de las ofertas, matizó Guerra, quien comentó que en los últimos años se han producido contactos con las principales operadoras. «Cada una prefiere el terminal de una manera, por lo que se podrá construir de una manera casi personalizada», dijo.

La previsión más optimista habla, precisó Rodríguez, de 600.000 pasajeros en 2020, con un total de 250 escalas. Este año se prevé acabar con 402.000 turistas y la llegada de 176 buques. Guerra matizó sobre esto la importancia de que el 35% de estas escalas sean de embarque, no de paso, debido a que aumenta la rentabilidad, tanto para el Puerto como para la ciudad.

Otro de los incentivos puestos en marcha hace poco para atraer cruceristas y consignatarios, dijo el subdirector general, es que las tasas se han rebajado un 40% sobre el precio habitual, la máxima bonificación permitida por la ley y que pone a Valencia en igualdad con otros destinos del Mediterráneo español.

Antonelli destacó la necesidad de promocionar más la ciudad, sobre todo entre los consignatarios, ofreciendo nuevos alicientes para aumentar las excursiones en autobús. Citó como ejemplo la restauración de las pinturas de la iglesia de San Nicolás, en el centro histórico, una parada que se ha añadido hace poco a todas las visitas guiadas.

El puerto participa en dos grupos de trabajo para la promoción del turismo de cruceros. El primero es institucional y forman parte el Ayuntamiento, la Generalitat y la Diputación entre otras instituciones. El otro es más técnico y participan las empresas portuarias de Valencia.

En ambos casos, indicaron, se confía en atender de la manera más rápida posible los problemas detectados por los operadores. En el anterior mandato, el Ayuntamiento formó una comisión, aunque Rodríguez precisó que sólo se reunió una vez, cuando la convocatoria fue en el Salón de Cristales.

Este año y el próximo, destacaron, las rutas y escalas ya están escogidas por todas las consignatarias, mientras que se espera tener la nueva terminal operativa en 2019. El concurso establecerá un plan de necesidades, a desarrollar por cada una de las aspirantes. Guerra avanzó que esperan también poner en servicio un servicio de autobuses lanzadera desde los muelles hasta el acceso al puerto. La EMT dispone de las líneas 4 y 95, que llevan al centro histórico y la Ciudad de las Ciencias, entre otros destinos turísticos.