Las Provincias

El festival Bonic/a Fest desborda los mercados

fotogalería

Cola de público para acceder a la fiesta de anoche en el Mercado de Ruzafa. :: Manuel Molines

  • La convocatoria deja retenciones de tráfico y colas de público en la entrada de algunas lonjas municipales para disfrutar de los actos

Los mercados municipales se vistieron de fiesta y se vieron anoche abarrotados de público. Las colas de personas para acceder a las instalaciones e incluso retenciones de tráfico en algunos puntos de la ciudad describieron la celebración de la «Bonic/a Fest». Los puestos de venta se convirtieron en espacios artísticos tomados por música de los más diversos etilos, escenificaciones, degustaciones gastronómicas y un desfile de moda.

El evento, propuesta dirigida a obtener la aproximación de estos tradicionales y populares espacios comerciales a los vecinos de la ciudad, resultó positivo a juicio de los presidentes de distintas lonjas de la ciudad. Hablaron de «éxito» e incluso apuntaron que en algunos momentos se vieron «desbordados» por la cantidad de gente que se acercaba para participar de la fiesta.

Desde los mercados Central, del Cabanyal y de Ruzafa sus presidentes destacaron el lleno. La celebración mostró también la cara del tráfico intenso. En los accesos al Mercado Central, tal como informó el Centre de Gestió de Tràfic, se registraron retenciones en la avenida María Cristina y en la calle San Vicente.

Colas en El Cabanyal

La imagen que ofrecía el Mercado del Cabanyal en torno a las nueve de la noche no dejaba lugar a dudas sobre la elevada presencia de visitantes. Los accesos estaban rodeados de personas que guardaban cola para disfrutar de la oferta festiva de este enclave de la ciudad. Según pudo saber LAS PROVINCIAS, las colas daban la vuelta al recinto.

Juan Faus, presidente de este mercado, no dejaba de insistir en que habían llenado, circunstancia que les mantenía «muy ilusionados». Ricardo Juan, presidente del Mercado de Ruzafa ofrecía una valoración similar a la de su compañero. También apuntaba, minutos después de las nueve, que se estaban viendo «desbordados».

Juan, que también calificó la noche de «éxito», insistió en que pese a la gran afluencia de gente, las entradas se estaban controlando de forma satisfactoria a través de las pantallas colocadas en los distintos accesos para indicar los límites en el aforo. Y desde el Mercado Central, su presidente, Francisco Dasí, ofreció la misma calificación para un evento que consiguió llenar la céntrica instalación.

A las ocho de la tarde comenzaron las actuaciones musicales, un desfile de moda, degustaciones gastronómicas y otras iniciativas que atrajeron al público hasta los puestos de los 14 mercados municipales de la ciudad. Los espectáculos se sucedieron de forma simultánea en los enclaves comerciales Castilla-Avenida del Cid, Jesús-Patraix, Jerusalén, Ruzafa, Central, Rojas Clemente, Mossén Sorell, Torrefiel, Algirós, Cabanyal, Grau, Benicalap, Benimàmet y Nazaret.

Comerciantes y público se sumaron a una iniciativa que, como recoge el propio nombre del evento, muestra el aspecto de cercanía que caracteriza la relación de clientes y vendedores.

El concejal de Comercio, Carlos Galiana, durante la presentación del evento, adelantó días atrás que el objetivo era «acercar los mercados a los ciudadanos de Valencia para que conozcan su oferta de calidad y de proximidad». Los datos que con anterioridad a la celebración de la fiesta manejaba la concejalía apuntaban que en torno a 30.000 personas podrían participar en la popular convocatoria festiva.

Destacó que «los mercados ofrecen una experiencia de compra muy diferente, de colores, de olores... y con un trato personalizado y especial». La iniciativa, impulsada por el Ayuntamiento contó con el patrocinio de Amstel, la colaboración de Mercavalencia, Aguas de Valencia, Red Ford de Valencia, myTaxi, Dacsa, Diputación de Valencia y la Asociación de Diseñadores de Moda.