Las Provincias

Ciutat Vella pide un limpieza urgente tras las lluvias

  • Los residentes protestan por los malos olores que emanan de los imbornales debido al robo de piezas

El temporal de esta semana ha dejado una enorme acumulación de residuos en los imbornales de toda la ciudad, aunque los vecinos de parte del centro histórico sufren más las consecuencias, debido a los fuertes olores que desprende la red de alcantarillado por el robo de piezas en la instalación.

El presidente de la asociación vecinal de Ciutat Vella, Rafael Mampel, alertó ayer de la necesidad de limpiar de manera urgente todos los imbornales. «Si se mantiene la suciedad, se agravarán los malos olores», aseveró.

El entorno de la plaza de la Reina es buen ejemplo de esto. Calles como Corretgeria y Tapinería fueron escenario de distintos robos este verano, unas redes que ahora revisarán de nuevo los técnicos de la concejalía del Ciclo Integral del Agua, como adelantaron a consultas de este periódico.

El Ayuntamiento instaló alrededor de 350 piezas antiolores en imbornales del centro, para frenar la emanación de malos olores. Las piezas son de plástico, indicaron las mismas fuentes, aunque los vecinos afirman que han desaparecido en muchas calles.

Los robos de piezas metálicas en el alcantarillado son frecuentes y se han producido hasta con el empleo de cizallas. Una de las alternativas de la delegación es colocar cadenas en las rejillas y trapas, para dificultar su extracción.

Mampel añadió que la falta de limpieza ha empeorado los últimos meses, con lo que ya es algo crónico la acumulación de residuos en los imbornales. El delegado del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, explicó que la acumulación de hojas sin barrer había dificultado la evacuación de aguas pluviales, por lo que los operarios harán un refuerzo de la limpieza en el alcantarillado los próximos días.