Las Provincias

Aprueban una investigación arqueológica antes de la rehabilitación de La Ceramo

valencia. La antigua fábrica La Ceramo, situada en la avenida Burjassot, será objeto de una investigación arqueológica en las próximas semanas, según informó ayer el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià. De esta manera se produce el primer paso en la recuperación de un inmueble declarado Bien de Relevancia Local, y que se destinará a ser un contenedor de actividades relacionadas con la artesanía y la cerámica.

La antigua fábrica de tejas y majólicas cerró sus puertas en 1985 y desde entonces reivindican varias asociaciones vecinales y culturales la restauración de las naves. Los trabajos de desescombro, toma de datos, medidas precautorias e inventario de todos los elementos de valor etnológico serán llevados a cabo por el Gabinete de Arqueología Víctor Algarra-Paloma Berrocal, seleccionado en un proceso en el que se han consultado seis empresas.

Sarriá comentó que el Servicio de Proyectos Urbanos se redactará el proyecto de rehabilitación y usos, que incluye la recuperación de los antiguos hornos. El objetivo es que durante este mandato se puedan finalizar las obras. El inmueble se dedicará a distintos usos relacionados con su historia y su función: artesanales, talleres de cerámica y un espacio para salas de exposiciones y de interpretación de la historia de la cerámica. Además, se pretende reservar un espacio para la exposición de piezas procedentes del Museo Nacional de Cerámica.

Entidades como la asociación Constantí Llombart indicaron que se «llega tarde» a la recuperación de la fábrica, mientras que Círculo por la Defensa del Patrimonio puso el acento en la protección añadida de la parcela que recae a la calle José Grollo, así como la reconstrucción de los hornos de cocción.

Sarrià dijo que en breve se expondrá al público el convenio con la Sareb, propietaria de la parte del inmueble que el Plan General señalaba como residencial. Dicho acuerdo prevé trasladar la edificabilidad a otra parcela. El Consistorio se quedó la fábrica tras una expropiación que ascendió a 2,3 millones de euros hace menos de dos años.