Las Provincias

Ofensiva vecinal en Valencia contra la política municipal de apartamentos turísticos

Recogida de firmas contra los apartamentos turísticos realizada por vecinos de Ciutat Vella.
Recogida de firmas contra los apartamentos turísticos realizada por vecinos de Ciutat Vella. / Carolina amor
  • Asociaciones de Ruzafa, Cabanyal y centro histórico preparan acciones conjuntas para evitar la saturación de alojamientos 'low cost'

El movimiento vecinal quiere poner freno al problema de los apartamentos turísticos y anuncia que las asociaciones harán frente común a las intenciones del Ayuntamiento y de la Generalitat de reconocer y normalizar la situación de estos alojamientos en edificios residenciales.

Precisamente el viernes tienen previsto reunirse asociaciones de Ruzafa (Russafa Descansa; Russafa-Gran Vía, plataforma per Russafa y Gent de Russafa); del centro histórico (Boatella; asociación del Carmen; Amics del Carme; El Palleter) y del Cabanyal (asociación Cabanyal-Canyamelar y Salvem el Cabanyal) para acercar posiciones y tener una postura común contra la proliferación de este turismo de baja calidad. A este encuentro también asistirán representantes de la Federación de Vecinos de Valencia.

Y es que los vecinos de Ruzafa ya hace tiempo que llevan viendo las orejas al lobo con el crecimiento sin control de estos apartamentos y en el centro histórico la situación todavía es peor, con las constantes denuncias por los escándalos y los botellones generados por los turistas 'low cost'. Pero ahora, el movimiento vecinal va a dar un paso más y pretende dejar claras sus reivindicaciones de forma conjunta.

Según explican, no están de acuerdo «con que se revise la normativa urbanística y se modifique el Plan General de Ordenación Urbana para reconocer estos alojamientos en fincas residenciales», explica Josep Martínez, de Russafa Descansa. También temen que la nueva ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad que el Consell tiene pendiente de publicar favorezca este turismo .

Tal como explican desde Russafa Descansa, «la idea es tener una postura unánime ante la más que previsible regulación de esta modalidad de negocio de alquiler inmobiliario de corta estancia por parte del Ayuntamiento y de la Agencia Valenciana de Turismo».

Su portavoz, Josep Martínez, indica que en «modo alguno se puede considerar al turismo de bajo coste en apartamentos y bloques residenciales como un turismo que fortalezca y revalorice la identidad de barrios históricos».

«Ya venimos exigiendo hace tiempo medidas contra el ruido que se genera en las terrazas de hostelería, pero ahora ¿van a permitir trasladar las molestias de las calles también al interior de las comunidades de vecinos?», se pregunta Martínez.

Desde Russafa Descansa explican que «si no están cumpliendo con su obligación de tutelar el buen desarrollo del ocio en Ruzafa, cómo van a consentir la proliferación de apartamentos turísticos. Dicen que pondrán inspectores en busca de los apartamentos que luego no cumplan o que sean ilegales, pero no existirá esa tutela».

Y añade que un problema que «todavía no se ha contemplado es el de la seguridad. Si cada día hay nuevos turistas en esos apartamentos, por las fincas vecinales pasará tanta gente que los residentes no sabrán quiénes son y se pueden producir robos».

Desde la Boatella, Joan Sanchis, es muy claro. «No queremos apartamentos turísticos ni en bloques de vecinos ni en fincas separadas». Y añade que «ahora los políticos sólo hablan de una sentencia del contencioso que da la razón al dueño de un apartamento turístico, pero no citan que nosotros tenemos sentencias a favor de la Audiencia Provincial y el Supremo que ratifican que esta actividad es molesta».

Desde las asociaciones vecinales incluso ven venir que este problema que ya está instalado en Ruzafa y en el centro histórico acabará extendiéndose por el Cabanyal.

La presidenta de Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech, indica que el barrio ahora está pendiente de rehabilitación «y no queremos que se caiga en la trampa de hipotecarnos otra vez y que persista la forma de vida desordenada que estamos sufriendo. Hemos visto los problemas que generan en otros barrios y en Barcelona y estamos asustados». Asegura que si los inversores que llegan al barrio es para montar estos apartamentos, «no es un modelo de negocio al que le daremos la bienvenida. Queremos actividades sostenibles y respetuosas».

Participación real

La presidenta de la Federación de Vecinos de Valencia, María José Broseta, explica que «ya hemos dicho que no estamos a favor de los apartamentos turísticos en fincas con viviendas y si hacen apartamentos en fincas enteras, tienen que equipararlo a un hotel, con sus mismas condiciones, y también debe de contemplarse el cupo de hoteles en la ciudad». Indica que si el Ayuntamiento quiere hacer modificaciones, «tienen que hablar con los vecinos, que somos los que al final sufrimos estos problemas. Queremos que nos den participación real».

Desde la coordinadora Ciutat Vella, la portavoz Trini Piquer, recuerda que llevan más de 800 firmas en contra de estos alojamientos en menso de un mes. «No vamos a permitir que cambien el Plan General para legalizarlos».