Las Provincias

La EMT culpa a un trabajador de retirar un bus en servicio para trasladar al tripartito

  • La empresa municipal, que en un principio negó el uso del vehículo para la reunión de El Saler, abre expediente al empleado

Si el Ayuntamiento de Valencia quería que el encuentro de trabajo del equipo de gobierno en El Saler para preparar los presupuestos y las líneas de actuación del próximo año marcara un hito, lo ha conseguido. No por los acuerdos conseguidos, sino por la decisión de retirar de la circulación un autobús en servicio para trasladar a los concejales hasta la Casa Forestal de El Saler, punto de encuentro.

En un primer momento, fuentes de la Concejalía de Movilidad que dirige Giuseppe Grezzi negaron este hecho con un rotundo «No. Evidentemente» a pesar de la denuncia realizada por el sindicato Comisiones Obreras, que desveló que el vehículo se mantuvo fuera del servicio ordinario durante dos horas y media. Sin embargo, ayer, la dirección de la empresa municipal reconoció el uso de un autobús de la línea 5 (que realiza el recorrido por la ronda interior) para la reunión del tripartito.

Así, la EMT culpó a un trabajador de tomar la decisión sin consultar de forma previa a la dirección-gerencia. «Por este motivo, se ha abierto un expediente al trabajador, ya que no se había dado orden alguna al respecto ni, por supuesto, tenía que afectar en ningún caso al servicio ordinario», explicaron fuentes del organismo municipal.

También el gerente de la EMT, Josep Enric García Alemany, reconoció el uso del vehículo mientras estaba operativo. En una entrevista en 'CV Radio', el responsable aseguró que era «manifiestamente inaceptable» la decisión.

«Sucedió y no debió suceder nunca. Se gestionó de la mejor manera posible haciendo retoques para que no afectara a las frecuencias», afirmó. «No debería haber pasado nunca. Es una responsabilidad que el jefe de operaciones ha asumido y estamos estudiando qué consecuencias puede tener», anunció. Posteriormente, se tradujo en la apertura de un expediente aunque no se concretó si al jefe de operaciones o al empleado que autorizó la retirada del convoy 1 de la línea 5 -un modelo híbrido- para ser empleado como medio de transporte del equipo de gobierno. Tampoco se especificó si se adoptarán medidas disciplinarias.

Habitualmente, esta línea cuenta con cuatro vehículos en días laborables, por lo que el pasado viernes contó sólo con tres coches por espacio de unas tres horas, lo que afectó la frecuencia del servicio. Por ello, el sindicato lamentó el procedimiento seguido y recordó la necesidad de contratar más conductores para que los autobuses no queden parados en la cochera.

También el grupo municipal del PP criticó ayer la decisión adoptada por el gobierno de Joan Ribó y anunció que realizará una pregunta sobre este tema en la comisión de Movilidad. Así, el concejal Alberto Mendoza recordó que se debería haber optado por emplear un bus de cochera, «ya que habitualmente hay varios disponibles por si se produce alguna incidencia, y no haberlo retirado del servicio, sobre todo en una línea estratégica como la 5. Además, podrían haberlo sustituido si es que querían el modelo híbrido». Por ello, lamentó «la política de gestos y humo del tripartito».

Semana de la Movilidad

La llegada del tripartito en autobús a la segunda reunión de trabajo de este año (la primera se celebró en febrero en Jubiocio, en Benimaclet) fue una de las pocas imágenes que existen de la totalidad del equipo de gobierno municipal y la primera que se realiza conjunta tras la entrada de la concejal del PSPV Anaïs Menguzzato en el área de Protección Ciudadana en sustitución de Sandra Gómez tras la marcha de Joan Calabuig.

La intención del Consistorio fue trasladar a los ciudadanos el uso de un medio de transporte sostenible a pocos días de la celebración de la Semana de la Movilidad y justo un día después de que se anunciara la subasta por 15.000 euros (precio de salida) de un Audio A8 blindado que costó 300.000 euros. El dinero que se obtenga de esta subasta pasará a la caja única del Consistorio y posteriormente se distribuirá en función de las prioridades municipales.