Las Provincias

La congregación religiosa Jesús-María organiza una misa por la misionera española asesinada en Haití

  • La misa será oficiada mañana miércoles, a las 19 horas, en la capilla del colegio, ubicado en la Gran Vía Fernando El Católico, donde, además, se expondrá un mural con fotos suyas

La congregación religiosa Jesús-María celebrará mañana, miércoles, una misa por el eterno descanso de Isabel Solá Matas, la misionera catalana de 51 años asesinada el pasado 3 de septiembre en Haití, perteneciente a la misma congregación, que vivió en Valencia seis años en los que estudió Magisterio y dio clases en el colegio Jesús-María.

La misa será oficiada a las 19 horas en la capilla del colegio, ubicado en la Gran Vía Fernando El Católico, 37, según ha indicado hoy a la agencia AVAN la superiora de la Comunitat en Valencia y directora del centro, Inmaculada Tuset, quien conoció personalmente a la misionera, antes y después de su estancia en Valencia, y de quien destaca "su fe, su ayuda a los demás y su alegría".

Asimismo, "será una misa en su memoria pero también en acción de gracias por la vida que Isabel entregó a los demás y a Dios, y será una celebración abierta a toda la comunidad religiosa y educativa, antiguos alumnos, familias y todos los que quieran sumarse", ha añadido.

Igualmente, el centro, donde "profesores y antiguos alumnos que la conocieron la recuerdan con mucho cariño", ha expuesto "un mural con fotografías y frases de la misionera para que los estudiantes reciban una catequesis con el ejemplo de su vida y su presencia", ha explicado.

Para la superiora de la comunidad, Solá fue "una traducción viva del carisma de nuestra fundadora Claudina Thévenet (1774-1837), basado en la preferencia por los más pobres y en la educación integral que permita hacer a las personas felices a través de la bondad".

Más de 10 años en Guinea Ecuatorial y ocho en Haití

Isabel Solá, que fue abatida a tiros en un atraco el sábado 3 de septiembre en Haití, era diplomada en Enfermería e hizo su primera profesión de votos en la congregación Jesús-María en 1987. Un año después, con 23 años, se trasladó a Valencia donde vivió hasta 1994 "una etapa que dedicó a completar su formación religiosa, estudiar Magisterio en Edetania, dar clases en el colegio Jesús-María y ayudar a enfermos de Sida, entre otras labores", ha señalado.

Después la misionera realizó su misión apostólica durante más de diez años en Guinea Ecuatorial y, tras un periodo de tiempo en un centro de menores de su ciudad natal, Barcelona, partió a Haití en 2008, donde permaneció hasta su muerte y donde vivió en primera persona el terremoto que asoló el país en 2010.

Por otra parte, recientemente se ha celebrado la misa funeral en Puerto Príncipe, capital de Haití, donde ha sido enterrada, y, también, el Colegio Jesús-María de Barcelona, donde estudió, acogió otra multitudinaria misa por su eterno descanso en la que estuvo presente también la superiora de la comunidad en Valencia.

La propia superiora ha agradecido "a todas las parroquias, sacerdotes, religiosos y amigos de la familia Jesús-María su apoyo, sus oraciones y acompañamiento".