Las Provincias

El botellón en los apartamentos turísticos desata las quejas vecinales

Edificio vecinal con apartamentos turísticos, en el centro histórico. :: manuel molines
Edificio vecinal con apartamentos turísticos, en el centro histórico. :: manuel molines
  • El Consistorio hará un mapa para evitar la saturación de pisos y modificará la norma urbanística para poder comprar edificios enteros

Los vecinos del Centro Histórico no entienden de promesas, quieren una solución efectiva e inmediata que ponga fin a los botellones, escándalos y ruido que generan muchos de los usuarios de los apartamentos turísticos que no paran de abrir sus puertas en Valencia a turistas 'low cost'.

Desde la asociación de vecinos de La Boatella, su portavoz, Juan Sanchis, asegura que es necesario actuar con urgencia. Añade que si el sábado se vieron obligados a denunciar la celebración de un botellón en la azotea de una finca, a la que accedieron allanando una morada en la calle San Ramón, en la noche del domingo, los vecinos de la calle Cenia tuvieron que llamar a la Policía Local «porque en el patio número 4 había un apartamento turísticos con la música alta y gritos».

Según relata una vecina de la zona, Clara Pérez, «en la misma calle Cenia tenemos al menos cinco apartamentos turísticos y ya estamos cansados de tener que llamar constantemente a la Policía para que nos garantice el descanso». Añade que «aunque el botellón y la música son el principal problema, no es el único. Estos turistas, tanto jóvenes como mayores, si tienen que coger un avión de madrugada, arrastran maletas y a hablar alto».

Desde la Boatella, Sanchis, recuerda que se están produciendo altercados. «Ya hemos denunciado desde jóvenes que bebían a la puerta de apartamentos y trepaban por la puerta trasera de la Lonja, Patrimonio de la Humanidad; hasta unos que se pasearon desnudos por un deslunado y ahora botellones en terraza con allanamiento de morada. Qué más tiene que pasar», se pregunta.

Desde esta asociación exigen al Ayuntamiento y a la Generalitat que actúen «porque nos tememos que quieran modificar las condiciones de los apartamentos turísticos y del Plan General para permitirlos».

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, explicó que ya están trabajando en varios aspectos para regular la actividad. Consideró necesario contar con la colaboración de la Generalitat. Se refirió a las palabras manifestadas por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, respecto a la conveniencia de regular determinados aspectos del turismo. Añadió que en Valencia «no queremos un turismo masivo, sino uno de calidad, un turismo deslocalizado y que sea de muchos tipos, como cultural, musical o gastronómico». Afirmó que «un turismo de botellón, de baja calidad, es un turismo que no vamos a potenciar». Y agregó que se hará «todo lo posible para no estimularlo».

Precisamente este jueves tiene una reunión la comisión municipal que esta estudiando este asunto. Enric Roig, coordinador general del área de Desarrollo Económico del Ayuntamiento, explica que la directiva europea «dice que no se pueden prohibir las actividades económicas, a no ser que haya un motivo, y tendría que ser por ley». Por eso, indica que el Ayuntamiento lo que puede es incluir modificaciones en la normativa urbanística. Adelanta que se está intentando que el Plan de Ordenación Urbana contemple la posibilidad de la actividad y se pueda perseguir al infractor.

«Hay una herramienta que queremos utilizar llamada 'zonificación'. El objetivo es hacer un listado o balance para conocer todos los apartamentos existentes y evitar que se genere demasiada actividad de una misma industria en una zona o barrio», según Enric Roig.

También apunta que quieren modificar la normativa para facilitar que los inversores compren edificios enteros para estos apartamentos. «Muchos de los inversores actualmente compran pisos sueltos porque la normativa local equipara el destino de un edificio entero para uso turístico como el de un hotel y exige tres metros de altura entre plantas y una escalera de incendios». Por eso, los técnicos buscan las fórmulas de incluir cambios para resolver estos puntos «y así los inversores podrían decantarse antes por las fincas que no por apartamentos».

La concejal de Turismo, Sandra Gómez, explicó que quieren crear un marco jurídico para poner orden. «Hay que buscar un equilibrio entre el descanso y la actividad», dijo. Y animó a denunciar los casos a la Policía Local.