Las Provincias

Una encuesta a 15.000 personas desvelará cómo se desplazan entre Valencia y l'Horta

Una encuesta a 15.000 personas desvelará cómo se desplazan entre Valencia y l'Horta
/ damián torres
  • La Generalitat ultima el concurso para un macroestudio que servirá para planificar las inversiones en transporte público

Hasta 15.000 encuestas realizará la Generalitat para determinar cómo se mueven los vecinos de Valencia y su área metropolitana, los medios de transporte que utilizan, las frecuencias y las necesidades que tienen en sus desplazamientos entre la capital y el resto de municipios de l'Horta.

Será, indicaron ayer fuentes de la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas, uno de los instrumentos troncales para la redacción del Plan de Movilidad Metropolitana del Área de Valencia que se licitará en breve. Su objetivo será obtener información de calidad y actualizar encuestas y estadísticas de hace años.

El Ayuntamiento realizó en 2013 un Plan de Movilidad, que incluyó una serie de encuestas sobre los desplazamientos cotidianos de los ciudadanos para diagnosticar sobre su sostenibilidad y, en la medida de lo posible, ponerle remedio. Los datos más reveladores entonces fueron que el 76% de los desplazamientos en Valencia se hacen andando o en transporte público, aunque el asunto cambia por completo cuando se trata del entorno, donde el porcentaje baja a menos del 30% y el protagonista indudable es el coche.

Aumentar esa proporción es lo que pretende el Plan de Movilidad Metropolitana, que gestionará la Generalitat para conocer los medios de transporte a reforzar y otras infraestructuras. La medida llega después del anuncio del bono único para la EMT, Metrovalencia y Metrobús en la zona AB, una iniciativa que ha estado envuelta en la polémica por el desplante del gobierno tripartito de Valencia a la presentación del presidente Puig y la advertencia del concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, de que todavía no se ha pactado la compensación a la EMT.

Las encuestas se repartirán entre las domiciliarias, a bordo de los vehículos de transporte público, en los principales accesos, en los intercambiadores de transporte e incluso en los centros más importantes de paso de viajeros, así como universidades y centros comerciales, entre otros.

Las mismas fuentes indicaron que la empresa adjudicataria de la macroencuesta dividirá en zonas los alrededores de Valencia, así como la ciudad, intentando «respetar la zonificación del área metropolitana de otros estudios similares porque permitirá analizar las variaciones de las pautas de movilidad».

Citaron como ejemplo que se preguntará en los domicilios a personas de todas las edades por los desplazamientos que hicieron el día anterior, que se entenderá como día laborable medio. También habrá preguntas sobre el origen y destino de los viajes, el modo de transporte utilizado, la duración, la hora y el motivo del mismo.

Las preguntas sobre los desplazamientos se completarán con otras sobre preferencias para conocer la disponibilidad de los usuarios al cambio de modo si por ejemplo se mejorase el precio, el tiempo de recorrido o la frecuencia de los viajes.

La encuesta coincidirá con la puesta en marcha de la Autoridad Metropolitana del Transporte, que entre otras competencias tendrá la de regular las tarifas de las diferentes empresas. Para el bono único de transbordo se creó una comisión, que ahora estudian entre otros aspectos fijar el precio de los diez viajes en una franja que va desde los 14,50 a los 17 euros. La previsión es que antes de acabar el año ya se ofrezca a los viajeros.

Para validar las encuestas domiciliarias se realizarán otras muy breves a los conductores. Básicamente, se interpelará por el origen y el destino del desplazamiento en horas concretas del día. «Las que se hagan a bordo de vehículos de transporte público servirán para definir el motivo del viaje, la frecuencia, los transbordos, el perfil de usuarios y el billete utilizado», indicaron.

No se descarta, precisaron, utilizar técnicas de «big data» con aplicaciones de telefonía móvil, igual que lo han hecho ya instituciones como el Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza o el propio Ayuntamiento, que están haciendo pruebas en este sentido y todo indica que a medio y largo plazo, estos procedimientos acabarán copando buena parte del mercado.