Las Provincias

El Perellonet demanda una rotonda y pasos de cebra para reducir los accidentes

  • Los vecinos plantean al Consistorio un carril bici en la avenida de las Gaviotas y semáforos en las inmediaciones de las paradas de la EMT

valencia. Una rotonda en la avenida de las Gaviotas, en la parte próxima a la gola que limita con El Perelló, es una de las propuestas de la asociación vecinal de esta pedanía para aumentar la seguridad vial y evitar atropellos a viandantes. El presidente de la entidad de residentes, Luis Zorrilla, comentó ayer la necesidad también de que el Ayuntamiento coloque pasos de peatones regulados con semáforos en el entorno de todas las paradas de la línea 25 de la EMT, con el mismo propósito de reducir accidentes.

La concejalía de Movilidad tiene en concurso la colocación de ocho semáforos en esta avenida, la más larga de Valencia, con un presupuesto de 175.000 euros. Las ofertas ya están en estudio y la idea es aprovechar los que ahora se ponen en rojo cuando se supera la velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

Zorrilla recordó que esta avenida está catalogada en realidad como una carretera, la CV-500, por lo que cualquier modificación debe estar aprobada por la Generalitat y la Demarcación de Carreteras. Además, al tratarse de una infraestructura en dentro del parque natural, los trámites para una obra son más largos.

El dirigente vecinal recordó que todos los semáforos son de velocidad salvo uno que se pone en rojo cuando los peatones aprietan un botón. «El problema es que muchos conductores se piensan que es de los primeros, por lo que no frenan, sino que reduce esperando a que cambie a verde», comentó.

Estas circunstancias hacen que la avenida de las Gaviotas sean un lugar peligroso para los viandantes, donde se añade que apenas hay arcén en algunos tramos. Zorrilla dijo por último que otro equipamiento necesario es un carril bici en condiciones, al ser una zona residencial muy poblada en verano.

La Generalitat tiene en estudio mejorar la CV-500, sobre todo en la parte de El Saler y la gola del Pujol, aunque el presidente vecinal indicó que «nos dicen que al menos tardará un año cualquier cambio, según lo último que sabemos de la Conselleria». La Administración autonómica intenta desde el anterior mandato iniciativas como la reducción de la velocidad máxima.