Las Provincias

La Mancomunitat de la Vall, asfixiada por la deuda del Consistorio de Albaida

  • La entidad tiene problemas para pagar las nóminas y no se pueden poner en marcha nuevos servicios por la gran cantidad de intereses

Mucho se ha hablado de los impagos de las diferentes Consellerias tanto a Ayuntamientos como a proveedores o entidades. Pero con el inicio de la crisis, la falta de pago también la han notado considerablemente las mancomunidades. Es el caso de la Mancomunitat de la Vall d'Albaida, una de las que cuenta con mayor presupuesto y más servicios presta a sus municipios, pero desde 2007 la deuda se ha disparado y está complicando mucho su gestión.

Unos dos millones de euros son los que los municipios deben a la mancomunidad. Una cifra muy elevada teniendo en cuenta que el presupuesto anual total de la entidad asciende a 4,5 millones de euros.

Los impagos suponen casi la mitad de las cuentas por lo que la prioridad del presidente, Vicent Gomar, es cobrar las cantidades pendientes para dar un respiro a la entidad comarcal.

«Debemos tomar medidas ya que es injusto para los municipios que sí cumplen, que son la mayoría, soportar la carga de los que no lo hacen», comenta Gomar.

Y es que en el caso de la Mancomunitat de la Vall d'Albaida el principal lastre tiene nombre y apellidos. Se trata del municipio de Albaida que a finales de 2015 tenía pendiente el pago de más de 1.703.000 euros, cifra que sigue aumentando durante este año.

Existen otros municipios con cantidades pendientes, pero mucho menores, y además ya han llegado a acuerdos con la mancomunidad para ir liquidando la deuda poco a poco. Sin embargo, el Ayuntamiento de Albaida no ha aceptado ninguna de las medidas propuestas para reducir su deuda.

«Es inaguantable porque les hemos propuesto fraccionar la deuda, operaciones de crédito o un plan de pagos pero no hay ninguna voluntad», lamenta el presidente de la Mancomunitat.

La difícil situación que arrastra el Ayuntamiento de Albaida desde hace años con una deuda que ronda los 17 millones de euros, una de las más altas de la Comunitat, ha puesto en un brete también la economía de la entidad comarcal, como otra de las instituciones afectadas.

«Lastra nuestro día a día porque suponen más intereses, dificultad para pagar a proveedores y las nóminas y tampoco podemos poner en marcha nuevos servicios», recuerda Vicent Gomar.

Una de las medidas que se plantean para presionar a los municipios deudores es la de dejar de prestar ciertos servicios. Sin embargo, en el caso de Albaida el presidente no es partidario de eliminar la recogida de basura pese a que el Ayuntamiento no la está pagando. «Afectaría a los vecinos que sí pagan sus recibos además de que tendríamos un problema de salud pública», argumenta el presidente de la Mancomunitat.

La entidad va intentar «apurar hasta el final» para conseguir un acuerdo con el Albaida para poder solucionar los problemas ya que son cuatro años sin pagar ninguna de las cuotas.

Otros municipios que a principio de año mantenían deudas con la Mancomunitat durante estos meses han llegado a acuerdos para ir liquidando las cantidades.

La entidad necesita liquidez porque con la situación actual se encuentra comprometida para salir adelante. «La deuda afecta a todos porque el resto de municipios acaba pagando los intereses», concluye Gomar.