Las Provincias

La ruina de un tinglado de la Marina obliga a realizar obras de urgencia

Una de las vidrieras del tinglado 2, destrozada por el vandalismo.
Una de las vidrieras del tinglado 2, destrozada por el vandalismo. / DAMIÁN TORRES
  • El Consorcio decide colocar redes, renovarlas vallas y picar todoslos elementos en riesgode derrumbe por elmal estado de la nave

El tinglado 2 del puerto pretende convertirse en el ágora ciudadana de la Marina, aunque la realidad actual es que presenta signos de degradación alarmante. Uno de los emblemas arquitectónicos de la dársena será objeto de una serie de mejoras a corto plazo, para evitar que la ruina avance hasta que se adjudique su rehabilitación.

Fuentes del Consorcio Valencia 2007 señalaron ayer que será una intervención de poco presupuesto, pero que pretende mejorar la imagen de la nave y, sobre todo, garantizar la seguridad de las personas. Redes protectoras, renovación de vallas (algunas se remontan a la Copa América de 2007), así como puntales y el picado de los elementos ornamentales que estén en riesgo de caída, como las cornisas y los falsos techos, por ejemplo.

Todo esto se hará, indicaron las mismas fuentes, para que el tinglado permanezca abierto. Durante el pasado mandato se habló de dedicarlo a un mercado gourmet, aunque la iniciativa decayó y ahora se quedará como un espacio para todas aquellas actividades propuestas por las asociaciones del entorno.

Ese ágora será el lugar de encuentro del Marítimo en la dársena interior, aunque eso no impedirá que este espacio pueda alquilarse para eventos puntuales. En uno de los extremos del recinto, ocupado por edificios de oficinas, se situará una comisaría de Policía Nacional, que será trasladada desde el Cabanyal.

El tinglado 2 se encuentra en una ubicación inmejorable, entre el edificio del Reloj y una zona de descanso pendiente de urbanizar donde antes se levantaba la base de un equipo de la Copa América. Algo más al sur se encuentran otras dos naves prácticamente gemelas, destinadas como boxes durante las carreras de Fórmula 1.

Estos inmuebles deben ser alquilados por el Consorcio, aunque de momento están en manos de la Entidad de Infraestructuras, dado que la Generalitat se encargó de su reforma integral para los grandes premios. El acuerdo pasa por la devolución de los dos tinglados sin los añadidos colocados para las carreras. Esto se ha estimado en un coste que ronda el millón de euros, aunque las mismas fuentes precisaron que no hay «un papel donde diga que ese es el coste, por lo que habría que hacer una valoración».

Estos recintos empiezan a mostrar signos de falta de uso, por lo que ha sido necesario poner vallas protectoras y redes para evitar la caída de cascotes a la calle. «Curiosamente, está mucho mejor la arquitectura original que los añadidos», indicaron.

Los tinglados deben servir para albergar oficinas, comercios o sedes de empresas, para formar un complejo junto a las bases pendientes de derribo, que se están adjudicando con arrendamientos para cinco años. El compromiso es que la Administración autonómica se haga cargo de las obras mínimas de consolidación y el desmontaje de la infraestructura de los boxes, aunque el Consorcio está dispuesto incluso a estudiar gestionarlos ya, con el propósito de localizar empresas que se interesen por su alquiler, incluso con el coste añadido de su rehabilitación. Para la Fórmula 1 se añadió una primera planta en los dos.