Las Provincias

Marzà condiciona la negociación con la Católica a la retirada del recurso

  • Oltra acusa a la institución del Arzobispado de querer «fastidiar a otros» y se refiere a sus alumnos como «clientes»

valencia. El conflicto derivado de la paralización de las becas universitarias que excluyen a los alumnos de la privada tuvo un nuevo capítulo ayer. Después de que la Católica presentara formalmente una petición de entrevista con Vicent Marzà, este condicionó la posible negociación a la retirada de los recursos que han provocado la suspensión cautelar decretada por el Tsjcv. «Mientras no demuestren que no van contra los estudiantes de la pública y, por tanto, contra la mayoría de los estudiantes universitarios, no creeremos que quieren dialogar. El diálogo se demuestra con hechos y los hechos son retirar el ataque a los estudiantes de la pública», dijo, tal y como recogió Europa Press.

Respecto a la petición de entrevista, señaló que todavía no se ha recibido (se presentó por registro de entrada) y que en cualquier caso la postura del Consell «está bien clara». También fue preguntado por su ausencia del acto de apertura de la universidad del Arzobispado, que justificó en que habían otros eventos y la agenda estaba completa.

La vicepresidenta Mónica Oltra también terció en el debate. Dijo que la Católica es «bienvenida» si quiere dialogar, pero para ello «debe sacar el dedo del ojo a los miles de estudiantes de la pública». «Si no, hablaremos poco», sentenció.

Oltra añadió que el centro privado «quiere pegarle una patada al gobierno valenciano en el trasero de miles de estudiantes que tienen dificultades para estudiar» y se refirió a sus alumnos como «clientes». También comparó la estrategia con la de la Cardenal Herrera CEU (que no ha pedido medidas cautelares en sus recursos) y dijo que la Católica ha ido «a fastidiar a los otros, no a defender sus intereses».