Las Provincias

València en Comú aprueba la comisión que fiscalizará el grupo municipal

valencia. El plenario de Valéncia en Comú aprobó ayer la creación de una comisión de garantías dentro de la plataforma, destinada a fiscalizar el trabajo de sus representantes políticos, entre ellos los tres concejales del grupo municipal.

Esta comisión existe ya en otras ciudades ya ha servido incluso para apartar a concejales de sus cargos, como ocurrió con una edil de Alicante acusada de haber adjudicado contratos menores a amigos suyos. Se dedicará a tutelar el cumplimiento del programa electoral y los compromisos adoptados en las asambleas, entre otros cometidos.

En una agitada sesión a la que asistió el portavoz en el Consistorio, Jordi Peris, no se pudo proceder durante el plenario a la renovación de la mitad de la coordinadora debido a un presunto fraude detectado en el sistema telemático de recogida de votos. Al parecer, una misma persona había utilizado hasta 84 identidades falsas para votar a dos candidatas.

Durante la asamblea en la sede de Comisiones Obreras, en la plaza Nápoles y Sicilia, se decidió si posponer la renovación de la coordinadora, así como la comisión de finanzas y la de garantías, aunque finalmente estas dos salieron adelante con el beneplácito de los 128 asistentes. Aún así, la desconfianza fue la nota dominante con cruces de acusaciones entre asistentes y representantes de la coordinadora.

Los debates dejaron de lado recientes conflictos como el abierto entre el edil Roberto Jaramillo y dos asesoras del Consistorio y la Diputación, un asunto que de momento parece cerrado.

Otro de los asuntos tratados fue el llamamiento de asesores para hacer una auditoría del grupo municipal, junto con la coordinadora y la propia formación en el Consistorio. También se habló de un próximo congreso para trazar estrategias, algo a lo que no se puso fechas.