Las Provincias

Las rivalidades internas provocan el cese del rector de la Católica

Ignacio Sánchez Cámara, en una imagen de archivo. :: lp
Ignacio Sánchez Cámara, en una imagen de archivo. :: lp
  • Los cambios afectan además a tres vicerrectores nombrados a principios de año, que dejarán sus labores docentes

La Universidad Católica San Vicente Mártir informó ayer del cese del rector Ignacio Sánchez Cámara, que accedió al puesto hace algo más de un año en sustitución de José Alfredo Peris. Asumirá sus funciones de manera temporal Ricardo García, que ejercía de vicerrector general y que en los últimos meses se había convertido en la cara visible de la institución, sobre todo en el conflicto de las becas universitarias.

También dejan sus puestos otros tres cargos del equipo de gobierno nombrados el pasado febrero: Jorge Sánchez-Tarazaga (vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado), Juan Eduardo Santón (Relaciones Institucionales, Extensión Universitaria y Cultural) e Isabel Muñoz (Investigación, Desarrollo e Innovación). Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, dejarán además sus puestos docentes.

En el comunicado remitido por el centro se agradeció la dedicación de Sánchez Cámara y se informó de que con la reestructuración la universidad «apuesta por seguir ampliando el diálogo con todos los agentes sociales y por intensificar las relaciones con las instituciones de la Comunitat».

La salida es llamativa. No sólo por la escasa duración de su mandato, sino porque fue el propio Cañizares, Gran Canciller y máximo responsable de la universidad, quien lo trajo de Roma para dar un nuevo rumbo a la institución.

Varias de las fuentes consultadas ayer coincidieron en señalar que las rivalidades internas en el seno de la universidad están detrás de las destituciones. No es un hecho nuevo. El cardenal Cañizares, en su carta abierta publicada en mayo en el periódico Paraula, ya pedía «superar la tentación de protagonismos, rivalidades, de unos por encima de otros, de banderías, de rumores, de murmuraciones, de críticas, habladurías y maledicencias y de conspiraciones entre los miembros de la universidad».

La referencia del cardenal se refería a la existencia de 'bandos' en el equipo de gobierno: por un lado los cesados -o algunos de ellos- y por el otro el nuevo hombre fuerte, Ricardo García, y el vicerrector de Pastoral y Evangelización, José Luis Sánchez. Se trata de dos personas con una influencia notable sobre el cardenal. Y a tenor de los ceses conocidos ayer, queda claro que no se han superado los conflictos. En este sentido, es clarificador el último párrafo del comunicado oficial que daba cuenta de la destitución de Sánchez Cámara. «La universidad continuará profundizando en su concepción de universidad católica y en su apuesta por la investigación y divulgación de ciencia y cultura desde el refuerzo de la unidad de acción, en coherencia con su identidad católica».

Otras fuentes aportaban más claves a la situación, en el sentido de que la pérdida de confianza en el rector se debía a los problemas de gestión en el día a día y no tanto a la existencia de rivalidades. Pusieron como ejemplo la «lentitud» a la hora de aplicar medidas sugeridas por Cañizares en su carta abierta -donde también criticó la falta de acción- y en la toma de decisiones a la hora de afrontar el conflicto abierto con el Consell.

No se puede olvidar que, más allá de las becas, la Católica se juega el mantener el prestigio en sus títulos sanitarios ante el veto a las prácticas. Y grados como Medicina o Enfermería actúan como verdaderas 'locomotoras' para la institución. «Ha faltado carácter para las relaciones institucionales», dijeron.

En cuanto a la exclusión de las becas, ayer hubo avances. La Católica registró formalmente una petición de entrevista con el conseller para abrir la vía del diálogo. Horas antes, Marzà dijo que «siempre habían estado dispuestos», si bien añadió que los recursos y las peticiones de suspensión cautelar la habían «dinamitado». «Queremos trabajar con lealtad institucional en la defensa de lo que nos une, porque nos une la defensa de los que menos tienen y la defensa de los que tienen derecho a beca», señaló la institución vía comunicado.