Las Provincias

Comienzan las obras de carril bici que conectarán la calle Almassora con Ciutat Vella

  • Enlazará Alboraia con la calle Serranos y el próximo anillo ciclista de la ronda interior a través de la avenida de Alfauir y de la calle de Almassora

La Concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Valencia ha comenzado las obras del carril bici que enlazará Alboraia con la calle Serranos y el próximo anillo ciclista de la ronda interior a través de la avenida de Alfauir y de la calle de Almassora.

En un comunicado, el consistorio ha destacado como una de las medidas "más visibles" la creación del carril bici bidireccional por el Pont de Fusta que proporciona a las bicicletas un carril exclusivo en la calzada y que conectará con la calle Almassora.

Actualmente, la calle Serranos es de preferencia peatonal y el carril derecho del Pont de Fusta, que era de acceso de coches a la zona ahora protegida, "ya no tiene sentido", según han señalado desde el Ayuntamiento.

De esta forma, la concejalía de Movilidad Sostenible pretende darle un nuevo uso a este tramo y conseguir que los usuarios ciclistas tengan un recorrido "más seguro" hacia el centro histórico de la ciudad de Valencia.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha destacado que esta actuación "da respuesta a las necesidades de crear vías seguras para los ciclistas, especialmente en este punto, que con la construcción del nuevo Pont de Fusta, el carril bici se había dejado inacabado por parte del anterior Gobierno del PP".

Organización «más lógica y segura»

A su juicio, con estas obras se organiza el tramo de una manera "más lógica" y "se mejora la seguridad" para los peatones, para los usuarios de la bicicleta y para los coches en el entorno del pont de Fusta por la parte de San Pío V.

Desde esta concejalía han señalado que este cruce es "especialmente peligroso" por la confluencia de varias vías: los coches que salen de la calle de la Madre Sacramento, los que entran hacia la calle de Almassora, las bicicletas que van por encima de la acera en ese tramo y los autobuses de la EMT que tienen varias paradas en ese punto.

Así, la calle de Santa Amalia asumirá el paso de las bicicletas y bajará el carril bici que iba por encima de la acera y ocasionaba molestias a los peatones de ese tramo. Por otro lado, las calles de Alboraia y del Pintor Vilar serán los puntos de entrada para los coches.

En este sentido, han asegurado que con esta nueva reorganización "más lógica" y "más segura" de este espacio, no se pierde ninguna plaza de aparcamiento para coche, que no se ven afectadas por las obras de conexión del carril bici.