El Banco de Alimentos, abocado al cierre ante la falta de ayuda del Ayuntamiento

Colas a la espera del reparto de paquetes del Banco de Alimentos. :: irene marsilla/
Colas a la espera del reparto de paquetes del Banco de Alimentos. :: irene marsilla

La atención de 8.000 personas, en el aire después de que el Consistorio no renueve el convenio y los deje sin local

JUAN SANCHIS

El 25 de junio será el último día en que el Banco de Alimentos hará un reparto de comida en Valencia. El Ayuntamiento no ha renovado el convenio y el 29 de junio la entidad benéfica tendrá que devolver las llaves de la nave de propiedad municipal que ocupa en la calle Santa Cruz de Tenerife. La colaboración municipal incluía una ayuda anual de 85.000 euros que también desaparecerá.

Pero el Banco de Acción Solidaria, dependiente en su totalidad del Banco de Alimentos, no se rendirá sin lucha. Jaime Serra, el presidente de la asociación, ha anunciado que van a lanzar una ofensiva para poder continuar con la labor que realizan y que en estos momentos les permite atender a cerca de 8.000 personas al mes sólo en Valencia.

A partir de la próxima semana iniciará una campaña de recogida de firmas en apoyo del Banco de Alimentos ante el abandono en el que les ha dejado el Ayuntamiento de Valencia.

Pero la principal protesta será una gran manifestación que acompañará al presidente del Banco de Alimentos hasta el Ayuntamiento «para entregar las llaves del local y el listado con los datos de las más de 7.000 personas que atendemos».

Por otro lado, desde el Banco de Alimentos tienen previsto recurrir a la ayuda de la sociedad valenciana (entre otras medidas abrirán una cuenta bancaria para recibir aportaciones) mientras buscan una nueva ubicación para seguir su labor. «Nuestro objetivo por encima de todo es continuar prestando el servicio», apuntó Serra.

El convenio con el Ayuntamiento de Valencia se firmó en 2009 y concluía en julio de 2015 con posibilidad de prorrogarlo un año más. Pero las tensiones empezaron a surgir al poco tiempo de entrar el nuevo gobierno municipal. «En septiembre de 2015 ya nos pidieron las llaves de la nave, pero alegamos que el se podía prolongar hasta este año», señaló Serra.

Jaime Serra subrayó que desde la firma del convenio el Ayuntamiento solía desviar a unas 1.800 personas al mes para que las atendieran con una autorización de Servicios Sociales. El nuevo Consistorio siguió enviando gente, pero sin documentación y al reclamarla ya no remitieron a nadie más.

Pese a haber solicitado en varias ocasiones reunirse con la concejala de Desarrollo Humano, Consol Castillo, con el alcalde Ribó y con la vicepresidenta Mónica Oltra para explicar la situación en la que se encuentra, Serra señala que está a la espera de una respuesta.

«Y lo que es peor, no sabemos qué va a pasar con las casi 8.000 personas que atendemos en Valencia. Nadie nos ha dicho nada», recalcó Serra que resaltó que «muchos de los usuarios se están empezando a poner nerviosos ante la incertidumbre de que en julio pueden quedar sin ayuda. No sabemos qué va a hacer el Consistorio».

Serra señaló que desde Servicios Sociales siguen remitiendo gente a la que ellos no pueden ayudar por diversos motivos y, en concreto, citó el caso de una persona que llegó desviada desde San Marcelino a última hora de la mañana de ayer.

Al margen del reparto de comida que se realiza en la nave de la calle Santa Cruz de Tenerife, el Banco de Alimentos realiza otras actuaciones en Valencia. Colabora con el Grupo Gama de la Policía Local proporcionando alimentos a las mujeres víctimas de la violencia de género.

Además, han puesto en marcha el programa 'De costat' por el que los voluntarios llevan alimentos a personas mayores que están solos y que ahora atiende a 50 familias. También cada quince días hacen repartos en el río a inmigrantes y gente sin papeles y una vez al mes junto al Botánico.

También en verano, Semana Santa y Navidad atienden a unas 3.700 familias con niños para darles una alimentación adecuada ante el cierre de los comedores escolares en la que se les suministra carne, pescado y productos lácteos, entre otros.

La concejala de Bienestar Social, Consol Castillo, ha reiterado que eliminan el convenio para sustituirlo por ayuda en metálico «para que la gente compre lo que quiera» y en productos de mejor calidad de los que se ofrece en el Banco,.

Fotos

Vídeos