Las Provincias

Alumnos de Veterinaria estudian restos óseos. :: efe
Alumnos de Veterinaria estudian restos óseos. :: efe

El Consell busca en Zaragoza alumnos de Veterinaria mientras obvia a los de Valencia

  • Agricultura firma un convenio para estudiantes en prácticas de la universidad pública aragonesa pese a los grados que tienen la Católica y la Cardenal Herrera-CEU

El pleno del Consell aprobó ayer la firma de un convenio para fijar un marco de cooperación educativa entre la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y la Universidad de Zaragoza. A través del acuerdo los alumnos del centro público aragonés que estudian Veterinaria podrán realizar prácticas formativas en los centros de la Generalitat.

El acuerdo estará vigente hasta 2021. El objetivo del convenio es mejorar la formación de los alumnos de veterinaria, complementando los conocimientos teóricos con los prácticos.

La firma de este convenio se produce cuando Valencia es sede de dos facultades de Veterinaria, la de la Universidad Cardenal Herrera-CEU y la de la Universidad Católica de San Vicente, ambas privadas. Las dos, además, tienen un claro ideario cristiano.

Desde el Consell se asegura que el convenio firmado con la Universidad de Zaragoza es práctica habitual entre las administraciones y los centros de estudios superiores.

La Universidad Católica, según informaron fuentes de este centro, tiene firmado un convenio por el que sus alumnos realizan prácticas en el área de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad.

Mientras, la Cardenal Herrera, indicaron desde esta Universidad, mantiene desde hace 16 años un acuerdo con la Conselleria de Agricultura para que los alumnos hagan prácticas en las OCAPA (las Oficinas Comarcales de Agricultura) y en espacios como el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre en el Saler, o el Servicio de Caza y Pesca.

Además, también tiene un convenio marco con la Conselleria de Sanidad para prácticas de estudiantes en mataderos y otras áreas de inspección alimentaria.

La política universitaria del Consell y el tripartito se ha caracterizado hasta ahora por marcar distancias con las universidades privadas. El pasado mes de octubre Les Corts aprobó, con los votos del PSPV, promotor de la iniciativa, Compromís y Podemos un mandato para que el Consell establezca una tasa que deberán pagar las privadas con grados del área de conocimiento de Ciencias de la Salud.

En defensa de la propuesta alegaron que el actual sistema de prácticas genera masificación en los centros públicos y critican que el acceso a las privadas se basa en tener posibilidades económicas y en criterios de «acomodo ideológico».

Hasta el momento el Consell no ha concretado ninguna medida para poner en práctica el mandato aunque se reconoce que se está trabajando.

En la misma línea, hace apenas tres semanas la Conselleria de Educación anunció que en el nuevo programa de becas sólo percibirán ayudas los alumnos de las universidades privadas que estudien algún grado que no oferten los centros públicos. En este caso, sólo percibirían soporte económico los alumnos de Veterinario, ya que Educación considera que es el único grado que aún no se ofrece en el sistema público.

De todas formas, hay una veintena de carreras más que sólo existen en los centros de titularidad privada, según se desprende informe «La contribución socioeconómica de las universidades públicas», elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).