Las Provincias

Así funciona Valenbisi

  • El sistema de alquiler de bicicletas, activo desde 2010, cuenta con 48.000 abonados

Las bicicletas de Valenbisi y sus casi 300 paradas forman ya parte del paisaje urbano de la ciudad. A mediados de 2010 este servicio aterrizó en la capital del Turia de la mano de la multinacional JC Delcaux con 2.750 bicicletas para su alquiler temporal.

En 2012 se alcanzó el récord de usuarios, llegando a los 112.000 abonados. Desde ese momento la tendencia ha ido descendiendo, y actualmente el último dato registrado es de 48.000 inscritos, menos de la mitad. El coste del abono anual es de 29,21 euros, mientras que el semanal es de 13,04 euros.

“Llegas a la máquina, pones la tarjeta, y marcas tu código de cuatro cifras; pulsas la opción de alquilar, y eliges la bicicleta que quieras, y ya está lista”, explicó Francisco Antón, usuario habitual de Valenbisi.

“La primera vez que la probé la noté muy pesada comparada con las de Elche –de donde es este joven–, que son más ligeras; éstas pesan bastante, has de tener fuerza para que no se te vaya; el sillín es ajustable, tienes timbre y un sistema para engancharla donde quieras”, añadió.

“Para devolverla es muy sencillo; tiene un anclaje y has de tener cuidado de que se enganche bien, y escuchar el pitido que suena cuando está bien anclada; si no, permanentemente pita para avisarte de que no está bien enganchada”, destacó Carlos S., usuario de Valenbisi.

“Hay que tener cuidado porque si no queda bien anclada la máquina no reconoce como que la has devuelto y te puede contar el tiempo y te pueden penalizar”, agregó.

“Me resulta muy útil este servicio, porque los autobuses suelen estar muy congestionados y me agobian; prefiero ir en bici con este sistema”, señaló Francisco Antón. “Cada dos manzanas encuentras un puesto de anclaje, donde hay bicis casi siempre”, añadió.

“Me parece que está muy bien; sí que es cierto que hay paradas en las que, en ciertos momentos, faltan bicicletas; pero entiendo que es normal y que es difícil de gestionar cuando, por ejemplo, sale la gente de trabajar del centro”, comentó Carlos S.