Las Provincias

La cabalgata republicana avalada por Ribó nunca tuvo Reyes Magos

directo

Las 'reinas magas' saludan desde la sede de la Sociedad Coral El Micalet. :: efe/juan carlos cárdenas

  • La invención de las tres 'magas' choca con la tradición católica y pretende sintentizar el espíritu del desfile celebrado en 1937

Cristina Escrivà, organizadora de la cabalgata laica y republicana que recorrió el domingo varias calles del centro y acabó en el mismo Ayuntamiento, desveló ayer que las tres 'magas de gener' protagonistas del desfile no aparecían en la celebración que se rememoraba de 1937.

«Ni hombres ni mujeres», comentó a preguntas de LAS PROVINCIAS, para indicar que ha querido representar con estos tres nuevos personajes el espíritu de la Libertad, la Fraternidad y la Igualdad». Las ya conocidas popularmente como 'reinas magas' pasearon en calesa desde la calle Guillem de Castro, sede de la Sociedad Coral el Micalet, para ser recibidas en la puerta del Consistorio por el alcalde Joan Ribó, quien las acompañó al balcón para dirigirse al público congregado y cerrar el acto.

Escrivà afirmó que este desfile ha pretendido una «modernización y actualización» del celebrado durante la Guerra Civil en 1937 en las calles de Valencia. De este modo justificó la incorporación de las 'magas' que el mismo domingo provocaron críticas en los grupos municipales de la oposición, al considerar que el acto supuso una confrontación con la tradición católica sólo dos días antes de la cabalgata de Reyes Magos.

La también responsable de los eventos culturales de El Micalet dijo sobre esto que «reivindicamos la historia pero también modernizar las fiestas porque estamos en el siglo XXI, no queremos ser alternativa pero tenemos el mismo derecho a ocupar el espacio público y ciudadano, y festejar la alegría de estos días de fraternidad».

Aseguró que «investigo desde hace unos diez años y cada vez que veía algo relacionado con esta festividad que se hizo en 1937, seleccionaba noticias e imágenes, está todo documentado».

En cuanto a la elección de 'reinas magas' respondió que «unas palabras tan bellas y femeninas deben ser representadas por mujeres», para rechazar el término de 'reinas'. «De seguir la República no hablaríamos de reyes», aseguró.

Un repaso a la hemeroteca

El desfile organizado en 1937 está documentado en la hemeroteca de la época. Fue la culminación de la Semana Infantil organizada por el Ministerio de Instrucción Pública, los partidos del Frente Popular y las organizaciones sindicales. Carrozas, bandas de clarines y abundancia de banderas formaron la comitiva.

Tras una sección de la banda municipal a caballo, la cabalgata de entonces se abría con un busto de Largo Caballero, seguido de una miliciana a caballo con la bandera de la República, a las que daban guardia sesenta milicianos, junto a cuarenta labriegos que representaban el pueblo en el desfile.

La organizadora del acto comentó que «apostamos por este año y no en la época del PP para hacer una prueba. Nuestra idea es quedarnos y reivindicar siempre una forma complementaria de celebrar estos días, el solsticio de invierno, abriéndonos a la sociedad civil pero mirando lo que se hizo hace 79 años».

El año que viene, 80 aniversario

Escrivà adelantó que «el 80 aniversario, el próximo año, queremos hacerla con más medios. Nadie ha cobrado nada y todos han contribuido con el transporte y la vestimenta. Ha sido muy complicado poner de acuerdo a 400 personas para hacer esta festividad».

De ahí que para la próxima edición quieran pedir el patrocinio del Ayuntamiento. El alcalde Ribó tuvo palabras elogiosas hacia ellos en su discurso, aunque nada más. «Queremos hacer pedagogía a la infancia para que los niños conozcan que otra forma de divertirse es posible y no hace falta comprar el juguete más caro. Entonces por desgracia había una guerra, pero también niños que tenían la necesidad de alegría».

De las críticas por la confrontación con las tradiciones católicas, especialmente la cabalgata de Reyes Magos, consideró que «los padres laicos tienen derecho a estas actividades. Quisimos unir los valores y los derechos humanos, lo juntamos todo y salió una fiesta».

Acerca de la falta de tradición de la cabalgata del domingo, dado que recuerda a la celebrada el 10 de enero de 1937, comentó que «por los comentarios que he leído no han entendido la fiesta. Hemos sacado a la calle la tradición valenciana, con la muixeranga, el tabalet y la dolçaina, las críticas que he leído no reflejan lo que pasó ayer».

«Todo lo hemos organizado de manera positiva y no como confrontación. Hemos dado voz a los que no la tenían», dijo. La cabalgata ha coincidido con declaraciones como las realizadas por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, donde se ponía sobre la mesa que algunos Reyes Magos fueran representados por mujeres, aunque Escrivà dijo sobre esto que «no tiene que ver con lo nuestro porque estamos organizándolo desde el pasado verano».

Carrozas de la Guerra Civil

El periódico Crónica y El Pueblo, entre los consultados, glosan todos los detalles del desfile. LAS PROVINCIAS no se publicó esos años al ser incautado por el Gobierno del Frente Popular.

El primero indica que tras la apertura de la comitiva «seguía la primera de las tres grandes carrozas destinadas a esta fiesta. Era la expresión plástica de España sostenida por el Trabajo. El escudo de la República aparecía sobre un colosal yunque, orlado con banderas de todos los partidos políticos del Frente Popular y los Sindicatos proletarios. A un lado y a otro, dos tapices con las iniciales UGT y CNT».

El segundo grupo era todavía más llamativo, al estar formado por «18 carros que simulaban juguetes de gran tamaño, algunos de estos con jocosas alusiones a los generales sublevados y a las entidades fascistas, representadas con ironías hilarantes. A continuación iban sesenta milicianos y tras ellos, un cartel en cuyo texto se expresaba la gratitud de los niños hacia la nación rusa, que los ha protegido con víveres y ropas».

De ahí que la segunda carroza monumental estuviera inspirada en el agradecimiento de España a la República soviética. «Destacaba la figura gigantesca de un soldado ruso, ante el que descendía una escalinata repleta de niños. Los adornos que formaban las barandillas de esta escalinata eran grandes letras que decían URSS».

El tercer grupo estaba encabezado por una valenciana, en representación de la ciudad, que «elevaba la Senyera, gloriosa bandera del país valenciano. Iba seguida de los clarines de la ciudad y la Banda Municipal de Música». Cerraba la cabalgata la tercera carroza. En ella, unos milicianos hacían guardia a la figura de la República, y ante ella aparecían muchos niños con atributos de trabajo».

La organizadora terminó diciendo que «la plaza estaba llena y no tenemos recursos económicos, no pudemos publicitar la fiesta y salió todo de redes sociales y de los grupos participantes. Con más publicidad, seguramente habría venido más gente al desfile.