Las Provincias

El 43 % de beneficiarios de Cáritas Valencia lleva tres años recibiendo atención

Alimentos no perecederos guardados por Cáritas.
Alimentos no perecederos guardados por Cáritas. / CARLOS RODRÍGUEZ
  • Durante el año 2014 han acudido directamente a Cáritas 31.729 personas y sus acciones han beneficiado a 86.649 personas, lo que supone un descenso del 14 %

Cáritas Diocesana de Valencia ha alertado de la cronificación de las situaciones de precariedad, pues el 43 % de los beneficiarios de sus ayudas lleva ya tres años recibiendo atención, y ha reclamado que la renta mínima llegue a todas las familias sin ingresos y "repensar" la Ley de Servicios Sociales.

Así lo han puesto de manifiesto hoy el director de la entidad, Ignacio Grande, el subdirector, Carlos Chova, y la secretaria general, Fani Raga, durante la rueda de prensa que, con motivo del Día de la Caridad, han ofrecido para presentar su memoria institucional de 2014.

Raga ha incidido en que la situación "sigue siendo grave", con una alta tasa de paro, una pobreza "extensa e intensa" y una riqueza "mal distribuida", que genera "desigualdad", y ha resaltado que el informe de la Fundación Foessa de 2013 refleja que hay 760.000 personas en "pobreza severa" y que, según la última Encuesta de Condiciones de Vida, la Comunitat tiene una tasa de pobreza del 34,7 %.

Durante el año 2014 han acudido directamente a Cáritas 31.729 personas y sus acciones han beneficiado a un total de 86.649 personas -de ellas, 26.000 son menores-, lo que supone un descenso del 14 %, que achacan al abandono del país de inmigrantes, a la situación de cronificación y a la mayor precariedad laboral que hace que la ayuda requerida sea intermitente.

Respecto al perfil de los beneficiarios, sigue creciendo el número de españoles (54 %) frente al de extranjeros y son principalmente mujeres (72 %), y los que más demandan las ayudas son mujeres solas, parejas jóvenes con hijos, inmigrantes en situación irregular y personas mayores que acogen a sus hijos y nietos.

Ha alertado de que casi 3 de cada 10 personas han acudido por primera vez a Cáritas y ha señalado que en durante el año pasado 525 personas asistieron a los 28 cursos de formación, 1.186 participaron en los 29 proyectos de promoción para menores y madres y padres y se lograron 1.366 inserciones laborales.

Además, más de 12.000 menores y jóvenes participaron en programas de formación y sensibilización, 133 personas se alojaron en las viviendas de Cáritas, 212 se beneficiaron del programa de mujeres prostitutas y en los 50 economatos se invirtieron 1,7 millones en atender a 7.500 familias (unas 27.000 personas).

Cáritas ha instado a reforzar el sistema de servicios sociales y "repensar la función y organización" de la Ley autonómica de Servicios Sociales del 97 para que "dejen de ser gestores de prestaciones y sean más animadores de la comunidad, promuevan a las personas y su emponderamiento", y cuente con las organizaciones del tercer sector, según Raga.

También ha abogado por una renta mínima que llegue a todas las familias sin ingresos porque la actual con algo más de 25.000 beneficiarios es "insuficiente" y por desarrollar un plan de flexibilidad en el sistema de prestaciones a los desempleados, así como por articular y asegurar las cláusulas sociales en la contratación pública.

Igualmente, han reclamado apostar por la formación y la cualificación profesional especialmente para personas de sectores ya en "desuso", con experiencia pero que han sido "expulsadas", como los de la construcción, y por facilitar un empleo digno para personas en situación de dificultad social.

Durante 2014, la institución ha invertido 7,9 millones de euros, especialmente de fondos propios (71 %), a través de Cáritas Diocesana y Cáritas parroquiales, de los que 4,1 fueron gastos en ayudas sociales directas a las familias, especialmente en vivienda, alimentación y empleo.

En concreto, las Cáritas parroquiales invirtieron el 71 % de sus 4,5 millones de presupuesto en esa atención primaria y, entre otros datos, invirtieron un 2 % en ayudas a los países del Sur, lo que contrasta, según Raga, con el 0,021 % que le destina el Consell.

Para desarrollar sus actividades, Cáritas cuenta con 5.162 voluntarios (98 %), un 3,4 % más que en 2013, y la mayoría, son personas que se dedican a esta actividad al margen de su trabajo y de ellas, el 74 % son mujeres y 26 % hombres. Además, cuenta con 101 contratados.