Las Provincias

Fallas 2015: Comienzan las Fallas 2015 con la Crida

vídeo

Imagen de archivo de la Crida. J. MONZÓ

  • La fallera mayor de Valencia asegura que si les flaquea la fuerza «la banda nos dará ánimo para seguir porque en ella estáis representados todos»

Gracias al esfuerzo de las comisiones y al mantenimiento de los censos las Fallas de 2015 se auguran espléndidas, sin bajar de nivel. Anoche los falleros y 'fans' de las falleras mayores de Valencia y sus cortes se reunieron en la plaza de la Crida, a los pies de las torres de Serranos, para demostrar que a pesar del cansancio que ha supuesto buscar fondos con los que sufragar los monumentos, tenían ganas de que comenzarán las fiestas. Y así ha sido porque con el discurso de ayer de Estefanía López Montesinos, se da paso a las Fallas.

La fallera mayor de Valencia de 2015 realizó un parlamento con sentimiento en un escenario lleno de autoridades, entre ellas el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, la alcaldesa, Rita Barberá y la mayoría de concejales del Consistorio.

Estefanía tocó todos los puntos clave de la fiesta, pero algunos de los asistentes se quedaron con ganas de que durara algunos minutos más. La joven de Malilla que el año pasado disfrutó desde abajo de la Crida, cuando fue manteada por sus propios compañeros de la comisión de Carrera Malilla-Isla Cabrera, demostró un completo dominio de su discurso. Hizo las pausas adecuadas para que la gente le aplaudiera.

A pesar de que antes de subir a las torres de Serranos se le escapó más de una lágrima de emoción, supo contenerlas para dirigirse a los valencianos sin titubear.

El discurso aunque fue algo más conciso que la pasada edición, resultó intenso y muchos de los puntos que destacó sirvieron para reforzar el mensaje que lanzó su antecesora. Carmen Sancho pidió a los niños en la Crida de 2014 que aprendieran a querer la lengua valenciana. En esta ocasión, Estefanía López Montesinos indicó: «Xiquets de València, sou el futur de nostra festa, viviu-la intensament i treballeu per a que la nostra cultura, costums i la nostra llengua valenciana no es perguen mai». En esta misma línea argumental añadió en su discurso: «Anprengau d'aquells que vos inculcaren l'amor per esta festa, dels que treballaren per vore-la créixer, dels que la respetaren, i arreplegueu el testic que vos deixaren per fer-la més gran cada dia».

Estefanía fue muy aplaudida cuando dio la importancia que se merece a la figura de Sant Josep, que es en realidad, el patrón de la fiesta, y que quizá merezca más protagonismo. Pese a ello, tampoco quiso olvidar a la Virgen.

La fallera mayor dijo que la música les acompaña por la calle de la Paz y San Vicente «fins a la plaça de la Verge per a portar-li flors a nostra patrona, la Mare de Déu dels Desamparats, flors que també li portarem el 19 de març al patró de la festa, Sant Josep i flors que ofrenarem como no, en nom d'aquells que treballen, estan malalts o estan fora de nostra terra però porten a València i les Falles en lo cor».

fotogalería

Con estas emotivas palabras Estefanía quiso tener en su memoria a todos los que tienen que irse fuera a trabajar para buscar un mejor futuro. La máxima representante de las fiestas recordó que para María Donderis, para ella y para las dos cortes es un privilegio poder dirigirse a los valencianos y se comprometió a no defraudarlos. «Posarem tot l'empeny i dedicació per a representar-vos com es mereixeu i dir-vos que si les forces flaquegen, esta banda ens donarà força per a seguir, perque en ella, esteu representades totes i cada una de les comissions, tots i cada ú de vosatros, els fallers».

En ese momento los estandartes y senyeras presentes en el acto se alzaron en alto por la emoción.

Aunque las falleras mayores infantiles de Valencia siguen sin poder coger el micro en este evento para dirigirse a sus falleritos, Estefanía, como ya ocurrió el año pasado, habló en nombre de ella. Fue un guiño bonito cuando dijo: «María, nostra fallera major infantil, vol que vos convide a vosatros, els xiquets, a que participeu en tots els actes junt a ella i la seua cort d'honor i que tingau present que junts formeu el futur d'una grandíssima festa».

A la espera de ser Patrimonio

En la parte final del mensaje, desde lo alto de las torres de Serranos, Estefanía dejó claro que las Fallas tienen sobradas cualidades para ser declaradas ya, sin más esperas, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Sobre este tema, la fallera mayor de Valencia comentó: «Fallers, tenim una festa digna de ser nomenada patrimoni cultural inmaterial de la humanitat i, en el moment que tinga el reconeiximent que es mereix, treballarem tots junts per a que siga més coneguda encara en tot lo món, perque les Falles son més que una festa, son el sentiment d'un poble cap a les seues tradicions, son art, cultura, orgull, passió, pólvora, les falles, sou vosatros!!».

Fueron palabras de ánimo, pero lo curioso del caso es que en la Crida del ejercicio pasado prácticamente se daba por hecho que este iba a ser el año de la declaración. De hecho, la alcaldesa Rita Barberá dijo el año pasado: «Ojalá este sea el año el que las Fallas sean declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad». Y añadió: «No depende de mí, pero sé que el ministro Margallo está poniendo empeño para que así sea».

A pesar de ello, la realidad es que la Unesco ha cambiado los criterios de elegir la orden de las candidaturas y que ha elaborado un listado de cien propuestas para valorar las cincuenta primeras en 2015 y las siguientes en 2016. Las Fallas han caído en el puesto 57 y no se estudiará su candidatura hasta 2016.

Uno de los momentos más comentados de la noche fue la intervención de la alcaldesa en la Crida. Si bien en todas las ediciones arranca el discurso diciendo en valenciano «Poble valencià, falleres i fallers...» para luego pasarse al castellano, este año se estrenó realizando el discurso íntegramente en valenciano. La gente agradeció el esfuerzo, aunque al improvisar su dicción en valenciano, cometió varios equívocos como hablar de 'el caloret' y el 'veranet' para hacer referencia a que en esa noche de ilusión y alegría se iba a dejar pasar el frío del invierno para que llegara el calorcito. Se oyeron algunos pitos, pero luego supo retomar el hilo al pedir al público hasta en tres ocasiones que dijeran «¡Ja estem en Falles!». Acto seguido comentó que antes de escuchar «el querido sermón (sic) de la Crida, le entrego a Estefanía las llaves de la ciudad».

Merece también destacar que Estefanía se mostró muy agradecida a los falleros e invitó a los forasteros «a conèixer i enamorar-se de nostres falles, resultat d' un any mes de vostra dedicació i treball». Como gran enamorada que es de la pólvora y de las fallas no olvidó ensalzar a los pirotécnicos y artistas. «Gràcies als artistes fallers que ompliran el cap i casal i els pobles d'art a carrers i places». Según dijo, serán unas Fallas «que faran que vibren al so de la melodia creada pels pirotècnics, compositors de la banda sonora de'esta festa, que en la força de la pólvora i el foc mostren lo més genuí de la identitat valenciana.

En cuanto al espectáculo, se hizo algo larga la espera, puesto que por segundo año no hubo orquesta, sino música encadenada.

Eso sí, las proyecciones de vídeo que se realizaron sobre las torres de Serranos, simulando la apertura de las puertas con una llave y transportando al espectador a un mundo mágico, resultó un éxito. El vídeo mostró un espacio natural lleno de plantas y agua. Después se dibujó el fondo del mar con medusas, peces y un pulpo y más tarde unos ángeles dieron paso a un dragón que quemó simbólicamente las torres hasta que apareció la palabra 'Fallas' y todo el mundo silbó. Desde la concejalía de Fiestas tuvieron que pedir al público que dejaran de usar punteros láser para no interferir con el vídeo. Esta proyección se pasó en tres ocasiones, algo que pudo ser algo repetitivo.

Durante todo el acto la gente no cesó de hacerse selfies con los palitos que se adaptan a los móviles e incluso el público llegó a pedir que la alcaldesa y Estefanía se hicieran un selfie juntas, pero no fue posible, porque no respondieron a la petición.