lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 22 / 30 || Mañana 21 / 38 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El fervor de los valencianos por la Virgen conquista el corazón del Papa

Valencia

El fervor de los valencianos por la Virgen conquista el corazón del Papa

Miles de personas acompañan a la Patrona en un Traslado que apenas duró 20 minutos y en el que se volteó a menos niños

12.05.14 - 00:41 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Fotos: Valencia rinde homenaje a su patrona

No estuvo presente en la plaza de la Virgen, pero supo llegar al alma de los valencianos. El Papa Francisco mandó ayer una carta al arzobispado de Valencia para felicitar a la Archicofradía de la Virgen de Valencia, por su 600 aniversario, y exhortó a los presentes en el acto a intensificar la devoción a la Geperudeta.

Incluso pidió que recen por él y por los frutos de su servicio a la Iglesia «implorando la maternal intercesión de nuestra Madre del cielo, invocada con entrañable afecto en esas tierras valencianas con el título de Virgen de los Desamparados», tal como leyó el rector de la Basílica, Juan Bautista Antón, de parte del Santo Padre.

Al término de la lectura de la misiva, se oyó un grito espontáneo en la plaza de '¡Viva el Papa!' y los miles de asistentes a la Missa d'Infants, contestaron tal y como se esperaba. Inmediatamente después, cientos de fieles ya comenzaron a tomar posiciones para el tradicional Traslado de la Mare de Dèu.

Otros aprovecharon la espera para reponer fuerzas con un desayuno después de haber pasado prácticamente toda la noche en vela. De hecho, buena parte de ellos habían ido llegando a la capital a lo largo de la madrugada, después de varias horas caminando desde municipios como Alaquàs, Paterna o hasta desde Sagunto.

Cuando todavía faltaba una hora para que la imagen de la Patrona asomase por la entrada principal de la Basílica ya resultaba complicado transitar por el pasaje Emilio Aparicio. Allí, decenas de personas aguardaban impacientes en la puerta de Bronce para poder acudir al encuentro con la Mare de Déu. En el momento en el que por fin se abrió, los fieles tardaron apenas unos instantes en inundar el templo de aplausos y vítores a la Virgen de los Desamparados mientras otros bloqueaban la entrada para captar el instante con sus móviles y cámaras fotográficas.

«Es la primera vez que entro para ver salir a la Virgen», aseguró Fani, vecina de Canals. Antes también había asistido a la Missa d'Infants. «Venimos al Traslado desde hace muchísimos años», añade Paco, su acompañante. «La ceremonia ha sido muy emocionante y muy bonita; se ha respetado escrupulosamente la interpretación del himno nacional y el regional», destaca ella.

A medida que se acercaba la hora marcada para el Traslado, la emoción iba en aumento en la plaza de la Virgen, así como los esfuerzos por colocarse cerca del paso previsto de la imagen para intentar alcanzar el manto. Algunos llevaban muchas horas de espera, como Carlos y Rocío, una joven pareja de veinteañeros que venía por primera vez este año a los actos conmemorativos del día de la Patrona y que habían llegado a la Basílica a las siete de la tarde del día anterior. «Esto llena. Para mí y mi familia significa mucho», resumió Carlos. «Para mí empieza a significar mucho», añadió su compañera, gaditana de nacimiento y valenciana de adopción.

Muy cerca de ellos, José Luis y Paco, dos amigos de Picassent y Torrent, recuerdan cómo ellos también entraban dentro de la Basílica. «Cuando éramos jóvenes, pero ahora lo vivimos de otra manera», puntualizaron. Hace 35 años que los dos asisten al Traslado y subrayan que no han fallado ni un solo año. «Venimos porque sentimos el hierro», sostuvo emocionado Paco.

A diferencia de años anteriores, no se permitió que la gente permaneciera sobre la tarima desde la que se ofició la Missa d'Infants, donde en años anteriores sí subían los asistentes para tener más fácil acceso a la imagen. Esta decisión generó controversia entre los asistentes. «Es normal que impidan a la gente subir. La emoción se desborda, la gente empuja y es peligroso porque puede haber caídas porque la gente de detrás empuja para llegar hasta la Virgen», aseguró Sergio, un valenciano que espera apoyado sobre la fachada del templo.

Junto a él, Carmen, Maruja, Isabel y Paqui entendían que se refuercen las medidas de seguridad para evitar, por ejemplo, los habituales estirones al manto de la Virgen. «Es una falta de respeto a la imagen», consideran. Pese a todo, sí que admitieron que este año había «demasiada protección».

Cuando apenas pasaban tres minutos de las diez y media de la mañana, las puertas de la Basílica se abrieron por fin. La imagen de la Virgen se asomó y el fervor se desató en la plaza. Los fieles encaramados en los laterales de la puerta se esforzaron por ser los primeros en rozar la imagen. Los miles de espectadores que abarrotan la plaza aplaudieron al unísono ante el avance de la Mare de Dèu.

Mientras, algunos jóvenes subidos a los hombros de otros le dirigen vivas a la Patrona. La emoción se reflejó sobre todo en los rostros de los fieles derraman lágrimas al paso de la Patrona.

Segundos después de salir la imagen, la Cruz Roja se vio obligada a formar un pasillo junto a la entrada principal de la Basílica para poder evacuar a una joven que se ha desvanecido junto a la fachada principal. Ella fue una de las 83 personas que tuvieron que recibir asistencia sanitaria ayer frente al total de 64 del año anterior.

La mayoría de atenciones que prestaron los voluntarios de Cruz Roja fueron por lipotimias (45) relacionadas con golpes de calor, tres menos que en mayo de 2013. La temperatura, no obstante, no subió tanto como se esperaba porque la suave brisa contribuyó a hacer más llevadera toda la mañana. El resto de asistencias sanitarias tuvo que ver con traumatismos (13); lesiones varias (13); y heridas inciso contusas (10). Según indicaron los sanitarios, tanto por número como por tipología, las atenciones fueron similares a las de años anteriores.

Menos niños

Después de un breve rodeo por la plaza de la Virgen, los portadores enfilaron el carrer del Micalet para poner rumbo a la puerta de los Hierros. Mientras, los fieles apostados en los balcones lanzaban besos y pétalos de colores al aire al paso de la imagen. Otros se apresuraban a llegar hasta la entrada del templo para poder ver la llegada de la imagen.

Aunque durante el Traslado este año se repitió la imagen de niños volteados por los aires para que llegaran a tocar a la imagen, los Seguidores de la Virgen, detallaron que fueron menos que otros años, «algo que agradecemos porque para eso ya está el día del Besamanos», indicó Juan Arturo Devís.

De todos modos, fue fácil ver a algunos menores llorando, con rostro de estar muy desorientados, pero como cada año, casi milagrosamente, regresaban a brazos de sus progenitores a los pocos minutos sin más problemas.

Tras el paso de la imagen, uno de los comentarios más repetidos entre los asistentes fue la rapidez con la que transcurrió el Traslado este año. De hecho, apenas habían pasado veinte minutos desde que la Mare de Déu había salido de la Basílica cuando entró en la Catedral. En ese momento, los fieles encaramados en la verja de la entrada de los Hierros hacían el último esfuerzo por alcanzar su manto antes de que la imagen se perdiera en el interior del templo valenciano seguida de decenas de devotos.

En Tuenti
La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.
Noticias, agenda, fotos...
Servicios, guía útil...
Entrevistas, gente...
Lo que más te interesa...
Reportajes, comercios...
La información cercana...
Más imágenes destacadas de 1982
Las fotos de la pantanada de Tous de 1982 y sus consecuencias
Síguenos en ·

lasprovincias.es