lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 24 / 28 || Mañana 25 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Óscar, el muchacho que soñaba con ser actor

PERFIL

Óscar, el muchacho que soñaba con ser actor

El joven, ortoprotésico y auxiliar de enfermería, se iba a estrenar la próxima semana como gladiador en una exhibición

20.01.14 - 00:33 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Hay un rasgo definitorio de Óscar López en el que coinciden quienes le conocían de manera estrecha. «Era difícil verlo triste». Esa simpatía, ese buen rollo, era un pegamento social que aglutina muchas voluntades a su alrededor. Y eso te convierte en un buen tipo, de los que apetece pasar tiempo. Transmitía buenas sensaciones.

La tragedia le acechó con una crueldad terrible, a sus 21 años. La edad en su caso no cuadraba con su cabeza. «Maduro y responsable», ratifican varios. Un joven cabal, un perfil desdibujado en la sociedad actual, pero que siempre conviene reivindicar. Y así era Óscar.

En Sueca tenía los amigos íntimos. La típica cuadrilla de cuatro o cinco que se conocen de toda la vida. A esos que ayer si descuelgan el teléfono les cuesta esfuerzo articular palabra. Porque si todas las muertes duelen, esta te hunde. Entre ellos, se encontraba su amiga íntima María Jesús. «No dudaban en llamarse a cualquier hora si tenían algo que contarse». Ella formaba parte de este reducido núcleo.

Óscar era de apoyar a los suyos en los momentos delicados. Él, por experiencia, sabía de la necesidad de ese sostén cuando el destino te presenta más curvas que rectas. Su madre trata de superar una grave enfermedad. Su padre trabaja en una cuadrilla recogiendo naranjas.

Pero él optó por otro camino. Se sacó el título de ortoprotésico y también el de auxiliar de enfermería. Llegó a hacer prácticas en una ortopedia. Pero el joven, al margen de su formación, guardaba un deseo, una aspiración: ser actor. De hecho, ya había representado a Sam, personaje de Juego de Tronos.

Lo anterior era como el sueño que todo joven persigue, inquietud que conocían bien en la Asociación Napoleónica Valenciana, entidad que ayer estaba de luto. Óscar, al igual que en Sueca, «se había ganado el cariño de todos» en los dos años que llevaba en el grupo.

Desde allí destacan de nuevo ese ingrediente -tan simple y tan complicado al mismo tiempo- de encontrar en la gente: sentido del humor. Otro rasgo que completa la forma de ser de Óscar era su pasión, sus ganas de «aprender». Lo demostraba con su interés por conocer episodios históricos.

La asociación napoleónica le permitía viajar y desconectar. Hace una semana fue a Murcia. Dentro de unos días, se desplazaría a Córdoba. La entidad colabora desinteresadamente con mercadillos medievales. El joven siempre estaba dispuesto. Y, además, Óscar aguardaba esta próxima cita con cierta emoción. «Se iba a estrenar como gladiador». Precisamente este fin de semana le estaban arreglando el atuendo para su próxima exhibición. Le apasionaba el esgrima escénico, una disciplina que consiste en simular una lucha para el disfrute del espectador.

No era el joven amante de las fiestas interminables de fin de semana, como suele suceder cuando rompes la veintena. Ni mucho menos. Eso no iba con él. Su modelo de diversión no encaja en ese dibujo. Óscar era más de charlar con algo de música -la heavy le «encantaba»- y quizá fumarse algún cigarro.

El joven era un apasionado de la literatura fantástica y seguidor de series a través de internet, opción que prefería muy por delante de las películas. Se marchó en una jugada aciaga del destino ese que su personaje favorito, Harry Potter, era capaz de manejar a su antojo.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Óscar, el muchacho que soñaba con ser actor

Óscar, en una representación.:: LP

Videos de Sucesos
más videos [+]
Sucesos

lasprovincias.es