lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 17 / 20 || Mañana 17 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
ACS quiere vender su parte de Castor y espera que la planta funcione este año

Comunitat

ACS quiere vender su parte de Castor y espera que la planta funcione este año

La constructora prevé traspasar la mitad de su participación en Escal a Enagás y negocia con varios inversores por el resto de la sociedad

17.01.14 - 00:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La situación del almacén de gas de Vinaròs sigue en 'stand by' mientras el Ministerio de Industria analiza los informes que solicitó para ver qué decisión toma respecto a su continuidad. Mientras tanto, su máximo accionista, ACS, ha anunciado a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que tiene la intención de vender varios de sus activos, entre los que destaca su participación en Escal UGS, de la cual es propietaria al 66,67 por ciento.

Asimismo, la constructora explicó que, una vez se conozcan los resultados de los análisis que han llevado a cabo el Instituto Geográfico Nacional (IGN) y el Instituto Geológico y Minero (IMGE), espera que la planta situada en el Golfo de Valencia vuelva a ponerse en funcionamiento. Cabe recordar que está detenida desde el pasado mes de septiembre, cuando se produjeron una serie de terremotos (516) que hicieron temblar las casas de los vecinos de los municipios cercanos y que desataron la alarma. Ante lo sucedido, el ministerio decidió detener el almacenamiento.

Por otro lado, ACS aseguró en su día que no ejerce ningún tipo de control sobre Escal, algo que quiso conocer la CNMV y por ello le instó a responder, como así sucedió. La contestación explica que la actividad que realiza la empresa es de «construcción y explotación de un almacén subterráneo» y que sus mecanismos de control se regulan en un protocolo de acuerdo entre la propia constructora, la sociedad canadiense CLP (que posee el 33 por ciento de la empresa) y Enagás, quien proveé de gas a la planta.

Esta última, según acordaron, se comprometió a comprar la mitad de las acciones de ACS en Escal una vez se incluyeran las instalaciones levantadas frente a la costa de Vinaròs «en el sistema gasista» nacional. Incluso, cabe la opción de que entre antes en la compañía. «El propio protocolo establece los parámetros y funciones de Enagás durante la fase de explotación», añaden en la respuesta que utilizan para demostrar que no forman parte de este proceso inicial.

«Las decisiones relativas a las actividades relevantes a desarrollar» se agrupan en dos fases: «la de construcción y la de operación» y la concesión a Escal «se otorgó por un plazo de 30 años», de modo que atribuyen a esta empresa «las políticas financieras y de operación de la entidad para obtener beneficios». En definitiva, desde la constructora que preside Florentino Pérez indican que, «considerando las características singulares de la explotación y relevancia de la operación, los administradores creen que el Grupo ACS no tiene el control sobre las actividades relevantes del negocio», puesto que actúa «fundamentalmente como contratista EPC (llave en mano) de una instalación que se encuentra fuertemente regulada» por la labor que desarrolla.

Asimismo, una vez el proyecto Castor forme parte del sistema gasista, Enagás debe adquirir el 50 por ciento de la sociedad, y «será quien supervise la operación y mantenimiento del almacenamiento». Ante todo ello, insisten en que «el grupo no ostenta el control».

En este sentido, añaden algo que consideran fundamental para ellos, puesto que, como continúan exponiendo en la respuesta ofrecida, «a principios de 2012 el Grupo ACS» empezó «negociaciones bilaterales con potenciales inversores para culminar su salida definitiva del proyecto, una vez puesto en marcha el mismo».

Es decir, que la intención de la constructora de Florentino Pérez es no formar parte del proyecto Castor cuando su actividad empiece a dar el rendimiento esperado. Puesto que si algo tiene claro también la empresa es que antes de que finalice el año, el almacenamiento de gas volverá a ponerse en marcha. Al menos es lo que se desprende del escrito presentado ante la CNMV.

«En los últimos meses del ejercicio 2013 se han producido determinados acontecimientos en relación con la evolución de Escal que han determinado la suspensión de la actividad de la planta por orden del Ministerio de Industria», apuntan. Pese a ello, «el Grupo ACS entiende que, tras los oportunos estudios técnicos, que actualmente están en curso, así como tras la correspondiente auditoría técnica y contable, que está terminada y entregada al Ministerio, dichos problemas serán solucionados satisfactoriamente, por lo que la planta podrá entrar en funcionamiento comercial en el ejercicio 2014».

En cuanto a la inversión realizada, la constructora indica que, «a 31 de diciembre de 2012 la participación en Escal ascendía a 164 millones de euros». A los que hay que añadir «el préstamo participativo de 184 millones» y un aval de construcción «concedido por ACS Servicios, Comunicaciones y Energía SL a Escal por importe de 59 millones».

Por otra parte, desde la Diputación de Castellón, Miguel Barrachina, aseguró que seguirán «vigilantes» para que el Gobierno cumpla su promesa de no abrir el almacén «si no hay un 100% de seguridad».

En Tuenti
ACS quiere vender su parte de Castor y espera que la planta funcione este año

Un barco pasa junto a la plataforma de gas situada frente a la costa de Vinaròs. :: LLUIS GENE / AFP

La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.

lasprovincias.es