Bétera arranca su año clave para dirigir misiones de la OTAN por tierra, mar y aire

El general Comas destaca que la base «guiará» al resto de cuarteles europeos en las nuevas competencias militares fijadas por la Alianza

J. A. MARRAHÍVALENCIA.
El jefe del cuartel de la OTAN en Bétera, Rafael Comas, saluda a las tropas durante el desfile de la Pascua Militar celebrado ayer en la plaza de Tetuán. ::                             IRENE MARSILLA/
El jefe del cuartel de la OTAN en Bétera, Rafael Comas, saluda a las tropas durante el desfile de la Pascua Militar celebrado ayer en la plaza de Tetuán. :: IRENE MARSILLA

2014 ha llegado. Y no será un año cualquiera para el Cuartel General de la OTAN en Bétera. En medio de un panorama generalizado de recortes en el ámbito militar, gana competencias y será el primero de Europa en ponerse en guardia ante posibles misiones de la Alianza Atlántica con esas nuevas capacidades que el organismo internacional prevé ahora para sus acuartelamientos. Este reto centró ayer el discurso del teniente general Rafael Comas durante la celebración de la Pascua Militar en Valencia.

En esencia, los nuevos requisitos de la OTAN precisan que Bétera sobrepase el carácter meramente terrestre que ha mantenido hasta ahora para poder mandar también efectivos por mar y aire. Es lo que en términos militares se conoce como mando conjunto de las operaciones.

La segunda exigencia de la Alianza pasa por depurar algunas carencias detectadas a lo largo de la década en las misiones internacionales. Los efectivos dominaban las claves militares, pero comprendían menos otros aspectos como la cultura del país en conflicto, sus equilibrios económicos y sociales o sus costumbres religiosas. La OTAN busca ahora lo que denomina 'comprehensive approach' o enfoque integral de las operaciones: abordar sin fisuras todas estas cuestiones además de la pura estrategia militar.

«El cuartel de Bétera va a ser el primero de la estructura de fuerzas de la OTAN en ser calificado en tal sentido, sirviendo de guía al resto y proporcionando una gran visibilidad a España como nación», destacó Comas en el acto militar.

Como ya avanzó LAS PROVINCIAS, el examen con el que la Alianza comprobará si Bétera está preparada será en mayo. Consistirá en un gran ejercicio militar en Menorca con centenares de efectivos y vehículos de la base. Bautizado como Trident Jaguar 2014 y calificado por Comas como un «ejercicio complejo», los técnicos de la OTAN certificarán con un simulacro si el acuartelamiento valenciano cumple con los nuevos requisitos.

Y a partir de ese OK definitivo comenzará el 'stand by' para el acuartelamiento, periodo de guardia o alerta que comprenderá la segunda mitad de 2014 y la primera de 2015. Si la OTAN lo encomendara, la base de Bétera desplegaría sus fuerzas de mando en un corto espacio de tiempo en un país en conflicto.

Esta eventual misión sería su mayor hito en lo que a poder militar se refiere. Hasta la fecha, y en diez años de existencia, el cuartel ha intervenido en 2005 durante el terremoto que asoló Pakistán. Ya en 2012, tuvo su primera experiencia de mando con el trabajo de 200 de sus hombres en el IJC (Isaf Joint Command), el centro militar de Kabul que coordina la misión internacional en Afganistán.

Para la nueva exigencia de la OTAN de formar a sus cuarteles más allá de lo militar, Comas anunció que Bétera seguirá estrechando lazos con expertos civiles de la Universidad o Administración. Palabras como «contención del gasto» salpicaron, una vez más, el discurso de la Pascua Militar. Mandos del Ejército asumen que será otro año «difícil». El reto ahora es que los recortes no afecten «a las capacidades críticas ni a la seguridad de las tropas».

Fotos

Vídeos