El papel reivindica las aventuras

Una exposición recoge los trabajos de los artistas de la Comunitat sobre los personajes de Lewis Carrol, George Orwell, Julio Verne, Kipling o Charles Dickens Un centenar de ilustradores valencianos homenajean a los clásicos de la literatura

CARMEN VELASCOVALENCIA.
Una persona observa algunas de las ilustraciones, ayer, en la Facultad de Magisterio. ::                             LP/
Una persona observa algunas de las ilustraciones, ayer, en la Facultad de Magisterio. :: LP

Alicia no traspasó el espejo para acceder al país de las maravillas, sino el papel. El tamaño de Gulliver no se mide en pulgadas ni centímetros, sino en tinta china. Y las aventuras de Tom Sawyer es una cuestión de lápiz de carbón y lápices de madera. Todos ellos comparten espacio con otros personajes míticos, como Don Quijote, Matilda, Ivanhoe, el Gran Gigante Bonachón, Robin Hood, los Gremlins, Dorian Grey, Pipi Calzaslargas, Tarzán y hasta Tirant lo Blanch. Han tomado otra vida, o mejor dicho, otra forma.

Los clásicos de la literatura de aventuras no son personajes de carne y hueso, sino de papel y tinta. Han dejado temporalmente la letra para convertirse en ilustración. Escapan de la novela pero no caen en el videojuego.

Además de leerlos, a los personajes de los grandes títulos se les puede observar de cerca en la exposición 'Aventura de paper', que se inauguró ayer en el hall de la Facultad de Magisterio del campus de Tarongers. La muestra, organizada por la Associació Professional d'Ilustradors de València (APIV), incluye los trabajos de un centenar de dibujantes.

En la exposición figuran las novelas de la infancia, de la adolescencia y también las del futuro (las que aún están por leer). No son libros infantiles, aunque muchos de ellos se recomiendan en la ESO, sino que son títulos que dejan huella, que marcan, que hacen madurar, que te hacen sentir libres, que crean sueños y que roban minutos de sueño y sobre todo que dibujan ilusiones. La aventura siempre vive en el papel. Se viste de lápiz, carboncillo, tinta china o tecnología digital, pero se viste de papel.

Verónica Leonetti eligió 'Alicia a través del espejo' porque el título de Lewis Carrol «da infinidad de opciones para narrarlo en imágenes». Illot optó por '1894' de George Orwell, un libro que «te reconfigura y te modifica la perspectiva de lo que lees en las noticias, los políticos, la historia. Te cambia los cimientos». Águeda Alvarruiz se decantó por 'Los Gremlins' porque Roal Dahl «es uno de los escritores culpables de que comenzara a disfrutar de la lectura». Sandokán, de Emilio Salgari, fue la elección de David Pastor porque era uno de sus personajes favoritos «para jugar corriendo por los pasillos de mi casa cuando era niño».

Las declaraciones de los ilustradores se recogen en el catálogo virtual de la exposición, que abandonará el hall de la facultad el 18 de noviembre. En la muestra figuran los héroes, los villanos, los antihéroes... igual no aparecen como usted los imaginó. Si es así, vuelva al libro y reconfórtese en con la historia original.

Fotos

Vídeos