El Archivo del Reino exhibirá sus fondos que se remontan al siglo XIII

El depósito mostrará documentos sobre la historia y la cultura de la Comunitat, como el testamento de Ausiàs March

REDACCIÓNVALENCIA
Estanterías llenas de legajos y, al fondo, Alberto Fabra. ::                             JUANJO MONZÓ/
Estanterías llenas de legajos y, al fondo, Alberto Fabra. :: JUANJO MONZÓ

El Archivo del Reino de Valencia ha decidido abrir sus fondos al público y durante dos años exhibirá una docena de ellos en exposiciones periódicas que tendrán lugar en el edificio del Paseo de la Alameda. La medida pretende poner en valor el tesoro del depósito valenciano y acercarlo a la población para que los ciudadanos conozcan.

La memoria histórica de los valencianos reposa en el Archivo del Reino de Valencia, una institución creada por Alfons V el Magnànim en 1417 y que conserva documentos públicos y privados que se remontan al siglo XIII. Este depósito custodia los orígenes de la Comunitat.

Este organismo quiere dar a conocer de forma puntual y periódica aquellos documentos que se consideren representativos del archivo. Por ejemplo, se podrán ver un libro de diversas ordenaciones hechas por los diputados del Reino de Valencia que data de 1418, un registro de Bertomeu Çaera que recoge 300 sueldos de la ciudad de Valencia de 1406 y el testamento de Ausias March, entre otros.

La primera exposición de esta nueva línea es 'Tesoros del Archivo del reino', que se inauguró el pasado julio. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, visitó ayer la muestra.

En esta exposición ya lucen tres documentos y un sello, que datan del siglo XIII. El primero de los documentos está fechado el 22 de diciembre de 1238 y en él, el rey Jaume I fija los límites del castillo de Andilla, además de ser el primer paso para fijar los límites de la ciudad de Valencia en el 'costum', un año más tarde.

Los otros dos documentos están relacionados con la repoblación del siglo XIII y son un complemento para el estudio de las donaciones que aparecen en los registros del 'Llibre del repartiment'.

El último objeto que se puede ver en la exposición es un sello pendiente de Jaume I, del que se desconoce su procedencia pero que se hizo alrededor de 1241.

En el anverso de esta pieza se puede ver al monarca sentado en un sital románico, mientras que en la parte posterior se ve al rey galopando a caballo hacia la derecha y con la bandera y el escudo en la parte izquierda.

El director del Archivo del Reino, Francisco Torres, remarcó que la exposición de estos documentos no superará «los dos meses», porque más tiempo podría causar deterioros en los objetos.

Esta iniciativa de poner en valor el Archivo del Reino para ofrecerlo a los ciudadanos no encaja con la visión que trasladó hace unos meses la Asociación de Archiveros y Gestores de documentos valencianos (AAV). Su presidente, Jesús Alonso, denunció entonces que la plantilla del histórico depósito quedó reducida «al mínimo», es decir, trabajan el mismo número de empleados que en 1983, justo el año en que su competencia derivó a la Generalitat.

Desde la AAV se criticó la falta de previsión de dotar de recursos humanos la institución medieval. Así, definieron que el Archivo del Reino es «un gran archivo sin capacidad operativa porque no se da abasto.

Los archiveros ven «con preocupación» el futuro del Laboratorio de Restauración, que se encarga de reparar la documentación antigua y desarrollar la oportuna conservación del material, «porque está cubierto con personal interino». Otra cuestión que preocupa a la Asociación de Archiveros Valencianos es «la reducción del horario de atención al público». «En las condiciones actuales, si se conserva lo que hay, ya será mucho porque admitir más fondos parece imposible», advirtió Jesús Alonso hace unos meses al periódico.

Fotos

Vídeos