lasprovincias.es
Martes, 21 octubre 2014
claros
Hoy 18 / 26 || Mañana 17 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Cerco a la sangría sanitaria

Comunitat

Cerco a la sangría sanitaria

Sanidad intensifica las medidas de control del gasto ocasionado por los turistas para recuperar diez millones al año

05.08.13 - 00:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cerco a la sangría sanitaria

El turismo y la Comunitat Valenciana hace años que se dieron la mano para disfrutar de un idilio que todavía mantienen. Pero hubo un día en que tan placentera relación vio amenazada su continuidad asfixiada por el gasto que generaba el fenómeno social que se dio en llamar turismo sanitario. Las arcas públicas se resentían sin posibilidad de resarcirse de buena parte del coste por atender a turistas, extranjeros y nacionales. Fue necesario actuar con urgencia para cerrar una de las heridas por las que sangraba la sanidad pública. Las terapias aplicadas empiezan a dar resultados. La relación se ha salvado.

Las autoridades sanitarias llevan varios años empeñadas en detener la escalada del gasto que generan los turistas. En 2010 no había posibilidad de recuperar 15,3 millones de euros de ese capítulo. La situación obligaba a actuar y se pusieron manos a la obra.

Se han dado algunos pasos adelante y ahora la Conselleria de Sanidad prevé recuperar cerca de 10 millones de lo gastado este año en prestaciones médicas a los visitantes, tanto llegados desde países extranjeros como de otras regiones españolas. El coste de las prestaciones «será prácticamente el mismo» que en anteriores ejercicios, explican desde el departamento del Consell, «pero se podrá recuperar al máximo lo que se gasta en turistas».

¿Cómo se conseguirá? Se han abierto dos vías. Una para resarcirse de lo gastado por extranjeros, otra con la mirada puesta en los visitantes de otras Comunidades Autónomas. La primera ya se ha activado para cobrar lo que cuesta atender a ciudadanos extracomunitarios, de fuera de la UE, y turistas procedentes de estados con los que no existe convenio de reciprocidad en materia sanitaria.

La iniciativa comporta la instalación de datáfonos en hospitales y centros de salud para facilitar el cobro directo -mediante tarjeta de crédito- a los extranjeros del importe de la factura que su atención genere.

«Hasta el momento, en los meses de abril, mayo y junio se han podido cobrar 37.760 euros», pero confían en recuperar «hasta cinco millones de euros al año». Todo apunta a que a lo largo de los meses estrella de la actividad turística, de julio a septiembre, se dispare la cantidad recaudada.

La instalación de los datáfonos permite que cuando un paciente acude al centro de salud u hospital, de forma inmediata «se le cargue en su cuenta, mediante tarjeta de crédito, el importe de la atención. Este sistema de cobro se aplica a quienes no puedan probar que disponen de cobertura, sea pública o privada. En el caso de estar acogidos a algún modelo de aseguramiento, el cargo de la factura se realizará a la entidad correspondiente.

Hasta ahora «era muy difícil» que la conselleria se resarciera del coste de esas atenciones por la complejidad que comporta remitir cartas a los usuarios de los servicios o los procesos de reembolso con los sistemas de aseguramiento correspondientes. Los datáfonos van a facilitar mucho las cosas. De hecho, han empezado a instalarse con la finalidad de que se extiendan a toda la Comunitat. De ahí que la conselleria hable de 37.000 euros ya recuperados.

A lo largo de todo el territorio valenciano ya hay 25 puntos de atención sanitaria preparados para cobrar con dinero de plástico. El mayor número, con 16 centros, se concentra en la provincia de Alicante, donde la actividad turística tiene un peso mayor. En la provincia de Castellón ha llegado a seis puntos de atención sanitaria y en Valencia, por el momento, a tres.

La segunda línea de actuaciones se dirige a conseguir que las Comunidades Autónomas devuelvan el dinero que ha costado atender a sus ciudadanos cuando han estado de vacaciones o de visita en algún paraje valenciano. El importe de las recetas de los desplazados forma parte de las cantidades «de este año» que se podrán recuperar.

Este capítulo puede comportar cerca de cinco millones de euros, a juzgar por la factura farmacéutica que el año pasado generaron los turistas nacionales. Esa cantidad, sumada al dinero que está previsto recuperar por los extranjeros, situaría el total muy cerca de los 10 millones.

Coste de los medicamentos

En 2012 el importe de las recetas dispensadas en farmacias valencianas a españoles de otras autonomías ascendió a 4,5 millones. Este año tal vez sea inferior, puesto que el gasto farmacéutico, en todas sus vertientes, acumula un descenso que confirma la tendencia iniciada en 2011.

No obstante, entre los meses de enero y mayo pasados, los medicamentos comprados por españoles desplazados ya han costado a la sanidad valenciana 1,6 millones, cantidad parecida al mismo periodo del año pasado, 1,7 millones. La Comunidad de Madrid, con 479.374 euros, encabeza la cuenta pendiente con los recursos valencianos.

La actuación prevista en este ámbito llega impulsada desde el Ministerio de Sanidad, tal como señalan desde la conselleria. En el último consejo interterritorial, órgano que reúne a los representantes autonómicos con la ministra, se presentó el informe a partir del cual se desarrollará el Fondo de Garantía Asistencial (FOGA).

Con ello se quiere garantizar la compensación a las Comunidades Autónomas por la atención a pacientes de otras regiones, ya sean desplazados temporales, de zonas limítrofes o que lleguen derivados de otros servicios de salud. La previsión de las autoridades contempla también la compensación de lo gastado en farmacias con la adquisición de medicamentos mediante receta. De ahí la posibilidad de que las arcas públicas valencianas puedan reencontrarse con el dinero pagado por los medicamentos, que el año pasado costaron 4,5 millones.

Desde la conselleria apuntan que la disponibilidad del sistema de receta electrónica facilitará la devolución por parte de otras Comunidades Autónomas del coste de los medicamentos de sus ciudadanos, mientras que recuperar el coste por la atención médica encierra mayor complejidad, puesto que la informatización de las historias clínicas está menos extendida.

La medida ha sido bien recibida por las autoridades valencianas. No obstante, no se puede olvidar que de la misma forma que otras Comunidades Autónomas tendrán que devolver el coste de las prestaciones percibidas por sus vecinos, la Comunitat tendrá que hacer lo propio por el consumo que generen los valencianos en sus desplazamientos.

La Conselleria de Sanidad reconoce que ese es el mecanismo, pero insiste en que es difícil que lleguen a compensarse las entradas con las salidas, puesto que el territorio valenciano es un gran receptor de turistas. Es emisor en menor medida.

Una y otra iniciativa, la destinada a extranjeros y la que se aplicará para los españoles, constituyen las líneas más significativas, pero no son las únicas actuaciones que se están aplicando con la misma finalidad.

Con el objetivo de detener el avance del gasto de los ciudadanos españoles desplazados, recientemente los responsables sanitarios lanzaron lo que el propio departamento llama «recomendación» e insiste en que no se trata de una norma que encierre obligación alguna. Cualquiera que sea la consideración, el objetivo es rebajar el gasto y el consejo trasladado a los enfermos crónicos es que, cuando se desplacen por un periodo prolongado, lo hagan acompañados de las recetas de los medicamentos que consumen habitualmente.

Evitar «descompensaciones»

Esta indicación, según el departamento autonómico, persigue alejar la posibilidad de «descompensaciones en los enfermos crónicos», situación que puede derivar en tener que acudir a los centros sanitarios. Incluso cabe la posibilidad de que se tengan que realizar pruebas diagnósticas para determinar la situación del paciente porque el médico al que acuden desconoce su historia clínica, al no ser el habitual.

Todo ello, tal como explican desde Sanidad, se puede evitar si el enfermo crónico antes de desplazarse visita al facultativo que vigila su estado y recoge las recetas que pueda requerir para su estancia fuera del domicilio habitual.

Los turistas procedentes de países de la Unión Europea, así como los que llegan de estados con los que España tiene acuerdo bilateral es otro de los apartados a los que la Administración presta atención a la hora de hacer balance entre el dinero que sale del monedero autonómico y el que consigue que le devuelvan. En ambos casos el sistema de compensación es distinto al previsto para los países ya mencionados.

Los ciudadanos de la UE disponen de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) como título que da derecho a la prestación. Si la presentan en el ambulatorio u hospital a los que acuden cuando requieren atención médica, el coste del servicio lo liquida su país de origen con el Estado español a través de lo que se conoce como fondo de compensación.

La conselleria explica que las previsiones que barajan apuntan que al cierre de este año la atención sanitaria a ciudadanos de la Unión Europea «habrá costado unos 46 millones», de los cuales «se desconoce cuánto podremos recuperar, ya que el Estado reparte en función del principio de solidaridad».

La situación es bastante parecida cuando son ciudadanos de estados con los que España tiene firmado un acuerdo bilateral en esta materia. Si presentan el título que lo acredita se actuará conforme a lo previsto en el convenio. En el caso de que no puedan demostrar su cobertura, se activa el procedimiento para el cobro inmediato puesto en marcha con la esperanza de recaudar cinco millones de euros correspondientes al coste de un año.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.
lasprovincias.es