lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 23 / 28 || Mañana 21 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Tenemos la educación de la era industrial, no la del emprendedor»

Economía

«Tenemos la educación de la era industrial, no la del emprendedor»

25.03.13 - 01:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El consultor de empresas Fernando Giner, antes de la entrevista. / Damián Torres

Fernando Giner es economista y asesor de empresas. En 2007, en su libro 'El Reto' auguró la crisis en forma de 'L' y ahora está convencido de que el correo electrónico ha creado una nueva era en la que el mercado laboral cambiará radicalmente. Acaba de crear una pequeña guía para ayudar a los emprendedores.

-¿Por qué ha hecho una guía con trece consejos para emprender?

-Porque el coste de oportunidad para emprender cada vez es más bajo. Hace cinco años, cuando una persona acaba sus estudios o perdía el empleo podía buscar la estabilidad en otro empleo. Hoy esto no es así. La estabilidad ya no existe. Europa está en un proceso cambio en el que no hay estabilidad. Antes se tenía mucho que perder si se emprendía, ya que se renunciaba a la seguridad y hoy esto ha cambiado. Además, si seguías en un empleo lograbas antigüedad y una indemnización que crecía con el tiempo. Si se encuentra un empleo es además con una salario muy bajo, por lo que el riesgo de emprender es menor.

-¿Cómo se tiene que emprender?

-Si una persona tiene una idea y tiene confianza en sí mismo, lo último que tiene que hacer es quedarse en casa pensando que no tiene empleo. Hoy hay que buscar un trabajo. Ya no hay que buscar empleo sino trabajo y eso puede ser por cuenta ajena o, fundamentalmente, por cuenta propia. Para esto hay que tener una idea y perder el miedo.

-El problema de las ideas, según su guía, no existe. Todo el mundo tiene ideas.

-Lo difícil es no tener ideas pero hay dos tipos de personas. Las que llevan una libreta en el bolsillo y apuntan las ideas o los que las tienen, las comentan y se escapan. Es imposible no tener ideas. El peor enemigo de la generación de ideas es la rutina. Hay que cambiar nuestros hábitos. Vestirnos de manera diferente, ir por caminos distintos, hacer cosas diferentes. Un emprendedor es el que lo cuestiona todo y cree que las cosas pueden ser diferentes a como son.

-Una de las barreras para emprender es el miedo.

-La gran diferencia entre un español y un europeo es el miedo a dar ese paso. En España hay tendencia hacia la estabilidad y ese parámetro, insisto, no nos va a acompañar. Todos tenemos ideas y la diferencia es si las llevamos a cabo o no. Conozco emprendedores que no son brillantes. ¿Cuántas pizzerías hay? Sólo es necesario que tu negocio sea o más barato o especial.

-¿Hay que enfocar un negocio hacia el segmento premium o el low cost?

-La zona media del mercado ha desaparecido y sólo están los extremos. El low cost no significa bajos costes sino la manera que tiene el cliente de pensar. En algunos momentos, el mismo cliente es low cost y después premium. El low cost es un estilo de vida, como lo es el del consumidor reflexivo, ese cliente que ya no le da vergüenza entrar en una tienda mirar y salir sin comprar. Esto no significa que un cliente low cost pueda, un día especial, ir a un restaurante premium si se lo puede permitir. Está desapareciendo el concepto de segmentación horizontal en el que estas en un sitio o en otro. Aparece una segmentación vertical en el que en cada momento valoras precio y calidad.

-Una de sus claves es tener claro el concepto de la persiana. ¿En qué consiste?

-No podemos pensar en productos low cost si el coste de levantar cada día la persiana es inasumible. El éxito de una persona que empieza está en llevar la mochila lo más ligera posible de cargas de estructuras sobre todo.

-¿Cree que el pequeño negocio sabe el coste exacto de levantar la persiana cada día?

-Es obligatorio. Cada vez hay mayor cultura sobre las necesidades financieras y la caja. El termómetro que nos obliga a espabilarnos es la caja porque nos orienta cómo vamos. En estos momentos, hay que conquistar al cliente y el concepto de coste fijo es fundamental. Mi consejo es no abrir ningún negocio si no sabe cuánto le cuesta subir la persiana. Si vas de Valencia a Barcelona tienes que saber si tienes gasolina suficiente. El emprendedor es esclavo de la liquidez, del cash flow. Hay que tener ideas claras: el coste fijo y cuánto tiempo tendrás liquidez. Lo más complicado es lograr el primer cliente. Si cada vez que abres la persiana tienes que estar desesperado para lograr clientes y negociar con el banco ya no estas atendiendo al cliente si no a la tesorería. Hoy se pueden montar muchísimos negocios gracias a las nuevas tecnologías con más costes variables y menos fijos. Sobre todo en los servicios. Un empresario tiene que estar en el negocio y no en la liquidez.

-¿Cuándo el sistema educativo español enseña a los futuros emprendedores los conceptos de costes fijos o variables, cash flow.?

-Antes de esto, ¿dónde se aprende el concepto del riesgo? ¿Cuándo aprende un chaval a saber sus puntos fuertes y débiles? Al revés, la educación se basa en la memoria como acumulación de información cuando eso lo llevamos ya en el teléfono. La memoria hay que ejercitarla pero necesitamos una memoria analítica que nos ayude a diagnosticar. Al contrario de esto, tenemos un modelo educativo en el que cuando un alumno levanta la mano tres veces y dice que no está de acuerdo molesta. Los exámenes son para escribir lo que el profesor quiere escuchar. No se busca despertar la creatividad y la proactividad. El buen alumno es el obediente que contesta lo que queremos oír. Antes de las finanzas, hay que despertar el concepto del riesgo y la actitud de cuestionarlo todo, que es lo que necesita un emprendedor. Necesitamos chavales que pierdan el miedo. Estoy en contra de los deberes. Eso es falta de productividad porque lo único que hace es estirar la jornada. Todos estos conceptos son fundamentales para ser productivos y poder emprender. Y después de todo esto, por supuesto, hay que tener conceptos financieros.

-¿Esta el sistema educativo montando para justo lo contrario del discurso político y empresarial dominante, que apuesta por el emprendedurismo?

-No es un problema de los profesores sino de sistema. Todavía tenemos un sistema educativo para una era industrial, para un concepto de productividad basado en mucha gente en un mismo sitio que tiene que hacer la misma cosa y cuantas más unidades en una hora mejor. La educación no está pensada en el emprendedor. Hoy el concepto ha cambiado totalmente porque el espacio físico ya no es una premisa. Nos vamos a un mundo más intangible. Necesitamos una remodelación completa de la forma del aprendizaje. Hay que buscar la actitud. No estoy en contra del saber pero no se fomenta la proactividad y esto es clave para emprender.

En Tuenti
Videos de Economía
más videos [+]
Economía
lasprovincias.es