lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 21 || Mañana 13 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Me considero un productor taurino, como los de cine»

Culturas

«Me considero un productor taurino, como los de cine»

23.09.12 - 00:49 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Es judío por los cuatro costados, nació en Francia y aprendió castellano en casa. Un tipo peculiar. Su madre era sefardí y amaba el país de sus antepasados con toda el alma. Se llama Bernard Domb, pero todos le conocen como Simon Casas. Es coempresario de Las Ventas, gestiona el coso de Valencia y también ha llevado las riendas de los de Zaragoza, Málaga, Puerto de Santa María... En Francia lleva los ruedos de Mont-de-Marsan y también de Nimes, donde José Tomás desató la locura al lidiar él solito seis toros la pasada semana.
- Puede respirar tranquilo. El Consejo Constitucional francés ha dictaminado que la tauromaquia es legal en su país.
- ¡Gran victoria de los derechos humanos! Un buen ejemplo para los políticos de Cataluña y para el alcalde de San Sebastián... A ver si toman buena nota.
- Oiga, orgullo francés le sobra...
- Recuerde que somos el país de los derechos humanos y de la Ilustración. Esta resolución judicial tiene mucho peso. Cada ciudadano es libre de estar a favor o en contra de las corridas, pero nadie tiene derecho a prohibir una realidad que forma parte del patrimonio cultural de un pueblo. Y, ojo, hablo de Cataluña, País Vasco, Ecuador, México, Colombia...
- Usted llega a comparar las buenas faenas con una ópera. ¡Espectáculo total!
- Sí. Pero, atención, no hablo de buenas corridas sino de corridas EX-CEP-CIO-NA-LES. Como la que brindó José Tomás en Nimes. Increíble... Se entregó a los pitones y al público con una armonía irreprochable. Parecía música. Transmitía belleza con cada paso, con cada pase... Hay algo místico, muy profundo, en este torero.
- Ya, ya, pero a usted, de pequeño, lo que le gustaban eran los cochazos de Antonio Ordóñez y Luis Miguel Dominguín.
- Bueeeno, eran mis héroes cuando los veía llegar a Nimes. Yo era un crío de padres separados y judíos. La posguerra me hizo sufrir mucho, así que no niego que siempre busqué en la piel de toro una identidad. ¡Quería reconquistar mi tierra prometida!.
- ¿Qué edad tenía cuando le llevaron a los toros por primera vez?
- Cuatro años.
- ¿Le dio miedo?
- Claro. La presencia de la muerte me fascinó y me aterró. Recuerdo que me tapaba los ojos todo el rato...
- Mire, yo estoy a favor de que escojan el tipo de toro. Como los músicos, son libres para elegir su 'instrumento', ya sea un chelo o una trompeta. El peligro no viene de la envergadura del animal ni de su peso. Lo pone la manera de torear, el estilo... ¡Lo importante es la interpretación! Me da igual un Miura o un Domecq.
- Quería ganarse la vida como matador y se ha hecho de oro como empresario. Buena jugada.
- No me gusta hablar en esos términos. Me considero un productor taurino, como los hay de cine. La diferencia es que yo me dedico a los toros.
- ¿Apuesta por el toreo de entretenimiento o por el de arte y ensayo?
- Por el de arte y ensayo. ¡Lo tengo clarísimo! Si no ofreces calidad artística, esto no tiene ningún futuro. Más que la crisis económica, nos perjudica la estrechez de miras, que los empresarios solo busquen el beneficio y ofrezcan espectáculos sin nivel. La tauromaquia es cultura y eso hay que tenerlo muy presente.
En Tuenti
«Me considero un productor taurino, como los de cine»

Futuro. «Quiero dedicarme a la literatura». :: J. R. LADRA

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
lasprovincias.es