lasprovincias.es
Lunes, 1 septiembre 2014
claros
Hoy 22 / 28 || Mañana 23 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los jueces de la huerta

NUESTRA HISTORIA

Los jueces de la huerta

22.09.12 - 00:35 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ocho síndicos que representan a las ocho acequias madre que riegan la huerta valenciana imparten todos los jueves justicia pública sobre los conflictos del reparto del agua. Forman parte del Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia, una institución declarada recientemente Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
«Independientemente de ideologías, sistemas políticos, repúblicas, monarquías o dictaduras el Tribunal de las Aguas ha podido mantenerse sin que nadie discutiera su jurisdicción».
Son palabras del profesor Daniel Sala Giner, catedrático y académico de número de la Real Academia de Cultura Valenciana, quien ha conseguido recopilar en un libro la historia de este organismo secular y «quizá» milenario.
El matiz de «quizá» tiene su explicación por la escasa documentación existente sobre los inicios de este peculiar y respetado tribunal. «Ha sido una exhaustiva y difícil investigación en la que he tenido que recurrir a documentos de historiadores, protocolos notariales, estudios del patrimonio histórico y etnológico y libros de actas, entre otros, para poder dilucidar los aspectos menos conocidos de la institución», explica Daniel Sala.
En el libro se recuerda que a las doce en punto de cada jueves del año, los ocho síndicos se reúnen bajo los arcos de la Puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia para constituirse en tribunal y administrar justicia a quien se la demande. Es entonces cuando el alguacil, con el permiso del presidente, llama a los denunciados de cada una de las acequias. El juicio se desarrolla verbalmente, de forma rápida e íntegramente en valenciano. El denunciante expone el caso ante el tribunal, y después, el denunciado se defiende a sí mismo y responde a las preguntas del síndico de la acequia a la que pertenece. La institución tiene competencias para hacer cumplir lo juzgado.
Los ocho síndicos representan a las comunidades de las acequias de la Vega: Rascaña, Mestalla, Tormos, Rovella, Favara, Mislata, Quart y Benàcher-Faitanar. Estos síndicos son elegidos por votación en las juntas generales de cada comunidad de entre los miembros comuneros regantes.
Curiosamente, la primera acta de una sesión administrativa del Tribunal de las Aguas corresponde a una airada protesta del organismo ante la emisión de un capítulo de la novela de Blasco Ibáñez 'La Barraca', en la que una sentencia injusta dejaba en mal lugar a los síndicos, «orgullosos siempre de obrar con rectitud y justicia», destaca el profesor.
«A pesar de lo que dicen algunos, el Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia no es un mero organismo folklórico e inoperante», sentencia el historiador, para quien este modelo aún carente de protocolo y de fórmulas jurídicas, «es muy respetado y útil y sobrevive con plenos poderes para el hombre de la huerta valenciana».
El académico, que ha incluido en el libro documentos, mapas y fotografías inéditas de las destacadas personalidades que han visitado este tribunal, considera «indiscutible» después de diversas investigaciones la existencia de canales de distribución del agua de procedencia romana.
Daniel Sala hace un análisis de los distintos estudios e investigaciones sobre el origen del aprovechamiento del agua en la huerta valenciana y concluye que en la época romana una importante red de canales llevaba el agua del Turia por una extensa zona desde el llano de Quart hasta la ciudad de Valencia por la ribera derecha del río, permitiendo su explotación agrícola.
En el libro se hace también un recorrido sobre la construcción de los embalses para almacenar agua en época lluviosa debido al problema de caudal del río Turia. A lo largo de los siglos XVI y XVII se construyeron embalses en Valencia como el de Tibi o el proyecto del pantano de Relleu, pero la primera gran presa que se levantó sobre el Turia fue la de Buseo sobre el río Sot de Chera, construcción que data de las primeras décadas del siglo XX.
El profesor Sala tampoco ha querido pasar por alto todos los reconocimientos a esta institución valenciana, por la que han pasado desde reyes a presidentes de gobierno, jefes de estado o representantes de las más altas instancias judiciales.
Pero una de las distinciones que más valora el Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia ha sido el haber sido declarado por la Unesco Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad en 2009.
La Unesco destacó como méritos para otorgarle el galardón que se trataba del órgano «más visible para los regantes», teniendo en cuenta la escasez de agua, así como para sus costumbres y cultura.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Los jueces de la huerta

Daniel Sala muestra al presidente Alberto Fabra el libro sobre el Tribunal de las Aguas. :: IRENE MARSILLA

La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.
Noticias, agenda, fotos...
Servicios, guía útil...
Entrevistas, gente...
Lo que más te interesa...
Reportajes, comercios...
La información cercana...
Más imágenes destacadas de 1982
Las fotos de la pantanada de Tous de 1982 y sus consecuencias
Síguenos en ·
lasprovincias.es