lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 29 || Mañana 14 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El fugado vendió su finca de caballos por medio millón poco antes de estallar Emarsa

Valencia

El fugado vendió su finca de caballos por medio millón poco antes de estallar Emarsa

Las actividades del empresario Jorge Ignacio Roca han ido desde comercial para un hotel hasta proveedor de servicios informáticos

18.09.12 - 00:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Jorge Ignacio Roca Samper es un elemento «imprescindible y necesario» en la trama que saqueó durante cinco años la depuradora de Pinedo. La sorpresiva aparición de su expareja, María Águila Aladren, ha acercado el foco mediático, de nuevo, a la figura del empresario. La mujer, ahora en prisión, se presentó en el juzgado después de que se solicitara información a Francia sobre una empresa. La Fiscalía detectó que figuraba como administradora de la firma Lot Monopoly, sociedad que recibió más de un millón de euros en una treintena de transferencias de la supuesta empresa de lodos del citado Roca.
Su pareja no ha sido capaz o no ha querido detallar a qué se dedicaba el empresario. Al observar su fotografía del DNI cuesta imaginarlo como uno de los elementos clave de la red. Pero así se desprende de la investigación. El papel de esta especie de «asesor de inversiones» suele ser una figura típica en tramas de este tipo. Un personaje común en casi todos los asuntos de corrupción que incluyen el desvío de fondos públicos. La estrategia es intercalar empresas en el proceso para distraer el dinero. Así lo hizo Roca, un empresario sin despacho.
El patrimonio inmobiliario del ahora fugado contaba con una finca de caballos en la población de Santa Margarida de Monbui. Durante 2009, justo un año antes de que estallara el caso Emarsa, el asesor vendió este terreno -su mujer trabajaba allí como herradora- por 500.000 euros, según consta en un informe de la Agencia Tributaria de Barcelona que figura en la causa. Se da la circunstancia que la firma que adquirió esta propiedad está participada por el Ayuntamiento del municipio. Su mujer llegó a ser, según admitió ante el juez, miembro de la Asociación Española de Cría de Caballos Angloárabes.
La actividad comercial de Roca en sus supuestos negocios debió resultar frenética, según el mismo expediente. Lo mismo cobraba por hacer de comercial para un hotel de Santander que vendía madera, o que acondicionaba platós de estudios donde se rodaban anuncios publicitarios. No rechazaba ni una posibilidad. Y todo esto con unas empresas en las que parecía no contar ni con trabajadores ni medios.
En su vertiente de comercial turístico, llegó a percibir un porcentaje de las habitaciones que se ocupaban gracias a sus supuestas gestiones. De esta forma se embolsó más de 40.000 euros durante 2007.
También dominaba todo lo relacionado con la informática. Su expareja ya lo apuntó en su declaración. «A él le gustaba estar en internet y ver qué tipo de mercados estaba mejor y estar informado». Esa afición por la red quizá le permitió prestar servicios informáticos. En el informe consta una factura de 10.000 euros a una empresa por este concepto. No fue la única.
La versatilidad de Roca era grande. A través de una de sus empresas, Zonday, ha llegado a hacer informes técnicos para las plicas de los concursos para el saneamiento de depuradoras. ¿Y quién ofrecía esos concursos? Pues la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), dependiente de la Generalitat, que cuenta actualmente con dos imputados en la causa.
No era impedimento que sus empresas no contaran con apenas medios ni personal. Aún así era también capaz de facturar por reparar una depuradora en El Vendrell y por una obra civil en Lérida.
No engañó del todo a su pareja cuando le dijo que era un asesor de inversiones. En el informe aportado desde la ciudad de Barcelona, aparte de las cuestiones anteriores, también aparecen servicios de estas características. Por ejemplo, unos análisis sobre estados financieros y económicos y el asesoramiento fiscal para otra firma.
Capítulo aparte es el surrealista contrato para 10.000 taxis en Pakistán. Dos empresas de la trama, vinculadas a Roca y a Sena, firmaron un contrato para la venta de los vehículos. La cantidad era de 200 millones de euros. Una de las firmas debía pagarle a la otra una comisión del 1% por su mediación y adelantar la mitad de ese porcentaje tanto si la operación fructificaba como si no. Ambos sabían que eso no se podía llevar a cabo. La sospecha es que esta relación se estableció para generar cuotas de IVA soportado que luego se redujeran de las cuotas de IVA recibidas por Emarsa. A Roca no se le olvidaba ni un detalle con tal de engordar su cuenta corriente.
El cerco policial puede estrecharse sobre el empresario. La situación ha cambiado. Su exmujer decidió dar el paso y acudir al juzgado. Apenas se mostró colaboradora. Ahora está en prisión provisional. Pero, ¿y si decidiera contar su último viaje a Budapest? ¿Y si desvelara dónde se esconde?
En Tuenti
El fugado vendió su finca de caballos por medio millón poco antes de estallar Emarsa

La furgoneta de la Policía Nacional que traslada a los detenidos hasta los juzgados. :: IRENE MARSILLA

La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.
Noticias, agenda, fotos...
Servicios, guía útil...
Entrevistas, gente...
Lo que más te interesa...
Reportajes, comercios...
La información cercana...
Más imágenes destacadas de 1982
Las fotos de la pantanada de Tous de 1982 y sus consecuencias
Síguenos en ·
lasprovincias.es