lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 29 || Mañana 14 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Cuatro años sin brazo ni justicia»

Comunitat

«Cuatro años sin brazo ni justicia»

15.09.12 - 00:47 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Yo esperaba poder disfrutar de mi jubilación y no estar rodeado de dificultades en la etapa final de mi vida». Tal día como hoy, hace cuatro años, todo dio un amargo giro para Federico García. El 15 de septiembre de 2008 el hombre ingresó en el Hospital de Requena afectado por la temible bacteria comecarne, una gravísima y poco común infección que le hizo perder el brazo izquierdo dos días después de participar como brigadista en la extinción de un fuego en un vertedero de Camporrobles.
El vecino de Villargordo del Cabriel acaba de cumplir 66 años. En el hospital fue sometido a 17 intervenciones, entre ellas la amputación. Se ha pasado cuatro años insistiendo en los tribunales en que lo suyo fue «un accidente laboral y no una enfermedad», convencido de que el microorganismo que le arrebató el brazo pululaba oculto a traición en algún punto de ese vertedero y se coló en su cuerpo mientras él luchaba contra el fuego.
Federico ansía una indemnización que, de momento, se resiste. Asegura que no busca el lucro tras una desgracia. Sólo poder sustituir su extremidad perdida para que su vida sea «un poco mejor». «Llevo cuatro años sin justicia ni brazo», lamenta, «y lo único que pido es una indemnización para pagarme una prótesis digna, que vale unos 24.000 euros».
Pero hasta la fecha la justicia no le ha dado la razón. A principios del año pasado, la resolución de un juzgado de lo Social de Valencia volvía a hundir a Federico en la desesperación. El tribunal desestimó su demanda. El fallo no consideró acreditado a ciencia cierta que el brigadista retirado contrajera la dañina bacteria en el «lugar y tiempo de trabajo». Al declararse enfermedad común, no se activaban los mecanismos de compensación
Pero Federico ha recurrido la resolución judicial ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJCV). «Es ya mi última esperanza», afirma resignado desde su casa de Villargordo. Desde marzo de 2011, cuando se produjo la apelación, no ha habido respuesta. El abogado del hombre, Miguel López, espera que llegue ya «en poco tiempo».
Demostración complicada
Los argumentos que López despliega en su escrito de recurso se basan en los «muy escasos lugares en que se puede generar esta bacteria». «Y un incendio en un vertedero es uno de ellos», apostilla.
El letrado comprende «la dificultad que existe para establecer de manera exacta el inicio de un contagio así en el tiempo», pero ruega al TSJ que tenga en cuenta la llamada «presunción de laboralidad». Significa que, ante la duda, «debe prevalecer la posibilidad de que un mal se deba a un accidente de trabajo, más que a una enfermedad común».
Y mientras la justicia decide su futuro, Federico ve pasar la vida con una mezcla de pesimismo y resignación. «Soñaba con una jubilación en la que poder disfrutar y se ha ido todo al garete», resume. «Con sólo un brazo no puedo hacer nada».
El afectado por la bacteria ha sido toda la vida aficionado a la fotografía y al bricolaje. «Pero con sólo un brazo no puedo hacer nada de eso», explica. «Necesito ayuda para ducharme, para poder cortarme la comida». «Algo tan simple como pelarme unas gambas ya no puedo hacerlo», describe.
Federico y su familia subsisten con los 700 euros al mes que cobra por una discapacidad física del 65%. Por la memoria del hombre pasa «muchísimas veces» aquel 15 de septiembre en el que un ser unicelular le llevó a las puertas de la muerte. Han pasado cuatro años y el superviviente sigue añorando una justicia que le ayude a completar su cuerpo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Cuatro años sin brazo ni justicia»

Federico García, durante una de sus comparecencias en la Ciudad de la Justicia. :: LP

La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.
lasprovincias.es